Crédito Real acreedores

23 de junio 2022 | 12:23 am

En medio de incumplimientos, la suspensión de sus acciones y cambios en su administración, un grupo de acreedores de Crédito Real solicitaron un proceso involuntario bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras en Estados Unidos.

A través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Crédito Real precisó que está al tanto de que un grupo de bonistas que supuestamente representan menos de 10 millones de dólares en créditos presentaron la solicitud ante un juzgado de Nueva York.

La compañía considera que la solicitud involuntaria es improcedente y fue presentada como una estrategia de litigio en Estados Unidos por ciertos supuestos acreedores minoritarios para intentar obtener ventaja en negociaciones con la Compañía

detalla el comunicado. 

Crédito Real dijo que peleará el desechamiento de la petición y agregó que sus operaciones y bienes  continúan como si la solicitud involuntaria jamás se hubiera presentado.

De acuerdo con la firma de inteligencia Reorg, la solicitud fue interpuesta por Multiple Invest Fund, Banco Monex y Solitaire Fund, bajo la asesoría de la firma de abogados Akin Gump.

Te puede interesar: Crédito Real, entre la incertidumbre y sin razones para seguir en la BMV

La tormenta arrecia para Crédito Real

La Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) ha tenido un mes de pesadilla. Primero, la BMV suspendió la cotización de sus acciones por no enviar información financiera correspondiente al primer trimestre de este año.

Hasta ese momento, el precio de los títulos de Crédito Real acumulaba una caída anual de 96%, y se ubicaban en un mínimo histórico de 35 centavos.

Luego, finalizó su relación contractual con las firmas DLA Piper LLP y FTI Consulting, que eran sus asesores en su proceso de reestructura, y cortó lazos con la Casa de Bolsa de Grupo Financiero Santander, que operaba sus acciones bajo la figura de formador de mercado.

Para variar, apenas la semana pasada incumplió con el pago principal de un préstamo del banco BNP Paribas, apenas cuatro meses después de que cayó en default por no pagar un bono de 170 millones de francos suizos.

Con todos estos eventos, la compañía anunció la renuncia de miembros propietarios, consejeros independientes y consejeros suplentes, así como de dos no miembros del consejo de administración.