Dennis Muilenburg

29 de abril 2019 | 5:20 pm

El CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, quien enfrentó preguntas difíciles luego de dos accidentes fatales del avión 737 MAX, salió con su puesto de trabajo intacto en una reunión anual este lunes y prometió en una tensa conferencia de prensa recuperar la confianza del público.

Enfrentando la mayor crisis de su mandato de casi cuatro años como CEO, Muilenburg contestó las preguntas en la reunión de accionistas sobre la crisis de la compañía, lo que desencadenó cuestionamientos sobre la seguridad de las aeronaves y cuándo dejarán de estar en tierra, así como detalles sobre las demandas e investigaciones en curso.

Muilenburg, quien también es presidente de Boeing, se enfrentó a una moción para dividir los roles de presidente y CEO, pero fracasó y luego le comentó a los reporteros que continuaría liderando la compañía.

Estoy muy concentrado en la seguridad en el futuro. Estoy fuertemente investido en eso. Mi intención clara es continuar liderando en el frente de seguridad, calidad e integridad,

contó después de la reunión cuando los reporteros le preguntaron si había considerado renunciar.

Sin embargo, Boeing deberá recuperar la confianza de los clientes, pasajeros y reguladores tras los choques de su avión más vendido.

“Sabemos que tenemos trabajo que hacer para ganar y recuperar esa confianza y lo haremos”, aseguró antes de finalizar la conferencia de prensa e ignorar las preguntas gritadas de los reporteros mientras se alejaba.

La familia y amigos de Samya Stumo, una estadounidense de 24 años, quien se encontraba entre los 157 muertos en el accidente de un 737 MAX de Ethiopian Airlines el 10 de marzo, realizó una protesta silenciosa con el frío y la lluvia fuera del lugar de la reunión en Chicago.

Ese avión cayó al suelo poco después del despegue de Addis Abeba, cinco meses después de una picada similar de Lion Air en Indonesia que mató a todos los 189 pasajeros y la tripulación.

‘Un golpe en el dedo del pie’

Daniel Johnson, un ingeniero y accionista intermitente de Boeing desde 1984, afirmó que la compañía “realmente se golpeó el dedo del pie” al permitir que el sistema antibloqueo del avión, llamado Sistema de Aumento de Características de Maniobra o MCAS, dependa de un solo sensor.

“La pregunta es: ‘¿necesitarán un cambio de marca?’ No sabemos cuánto sabe realmente el público en general acerca de qué es un MAX 737″, dijo Johnson fuera de la reunión.

Un accionista también le preguntó a Muilenburg qué hacía Boeing en las evaluaciones de seguridad luego de los choques. El CEO dijo que el compromiso de la compañía con la seguridad no ha flaqueado.

“La seguridad es el núcleo de lo que hacemos. Todos los días tratamos de mejorar”, dijo Muilenburg en la reunión, la cual tuvo lugar exactamente seis meses después del accidente de Lion Air.

Boeing está bajo presión para entregar una solución de software para evitar que datos erróneos activen el sistema MCAS y un nuevo paquete de capacitación para pilotos que convencerá a los reguladores globales y al público en vuelo de que la aeronave está a salvo.

“Sabemos que podemos romper este eslabón en la cadena. Es nuestra responsabilidad eliminar este riesgo”, comentó el presidente ejecutivo de Boeing a los accionistas.

1,000 millones ‘de impacto’

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos podría despejar el avión 737 MAX de Boeing para volar a fines de mayo o la primera parte de junio, revelaron el pasado viernes dos personas familiarizadas con el asunto, aunque Boeing aún debe presentar el software actualizado y la capacitación para su revisión.

Algunos pilotos han advertido que los proyectos de propuestas de capacitación no van lo suficientemente lejos para abordar sus inquietudes.

Mientras tanto, las entregas del 737 MAX, en las que las aerolíneas de todo el mundo han confiado para atender a una creciente industria de viajes aéreos en los próximos años, están en suspenso.

Muilenburg contó que Boeing ha estado hablando con los clientes y es sensible al impacto de la crisis en sus operaciones.

Agregó que el objetivo es conseguir que el MAX vuelva a volar.

La semana pasada, Boeing abandonó su perspectiva financiera para 2019, detuvo la recompra de acciones y dijo que la reducción de la producción debido a que la conexión a tierra del 737 MAX le había costado al menos 1,000 millones de dólares hasta ahora.

Los accionistas presentaron una demanda acusando a la compañía de defraudarlos al ocultar las deficiencias de seguridad en el avión. El modelo también es objeto de investigaciones de las autoridades de transporte de Estados Unidos y del Departamento de Justicia.

Boeing también debe lidiar con las demandas presentadas en nombre de docenas de víctimas de los dos choques, incluida la familia de Stumo, quienes preguntan si el desastre de Etiopía podría haberse evitado después de lo que le sucedió a Lion Air.

Las acciones en la compañía, por un valor de 214,000 millones de dólares, han perdido casi 10% de su valor desde el desplome del 10 de marzo.