fbpx
Estados Unidos, China

11 de febrero 2019 | 10:45 am

La reanudación de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos está prevista para este lunes, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió contra una “tormenta” sobre la economía mundial relacionada, en parte, con las subidas de los aranceles aduaneros ordenadas por Pekín y Washington.

A menos de tres semanas de que venza el plazo fijado por el presidente Donald Trump antes de una nueva tanda de sanciones comerciales contra China, su representante adjunto de Comercio, Jeffrey Gerrish, llegó a Pekín para participar en unas conversaciones preliminares.

De no lograrse un acuerdo antes del 1 de marzo, los aranceles sobre el equivalente a 200,000 millones de dólares en importaciones anuales chinas aumentarán del 10% al 25%.

Gerrish, quien ya participó en negociaciones a principios de enero en la capital china, salió de su hotel, en Pekín, a primera hora de la mañana sin hacer declaraciones a la prensa.

El comienzo de esas discusiones, anunciado este lunes por ambos países en un lugar no precisado de la capital china, no fue confirmado ni por fuentes chinas ni estadounidenses.

Estos diálogos debían preceder a las conversaciones que tendrán lugar el jueves y el viernes en Pekín con los principales responsables de la negociación: el representante comercial, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, del lado estadounidense, y el viceprimer ministro, Liu He, y el gobernador del banco central, Yi Gang, del lado chino.

Estas discusiones siguen a las que el mes pasado se llevaron a cabo en Washington, que dieron pie a una entrevista entre Liu He y Donald Trump.

Pero aunque el encuentro inyectó optimismo, la semana pasada Washington advirtió que queda “todavía mucho trabajo” antes de que las dos primeras potencias económicas del mundo logren superar sus múltiples diferendos.

Donald Trump anunció que “en un futuro próximo” se celebraría una reunión con el presidente chino, Xi Jinping e indicó incluso que no había previsto reunirse con él antes de principios de marzo.

En una reunión celebrada a principios de diciembre en Argentina, ambos dirigentes se fijaron como plazo límite el 1 de marzo para llegar a un acuerdo negociado.

Después de esa fecha, los aranceles aduaneros sobre el equivalente a 200,000 millones de dólares en importaciones anuales chinas aumentarán del 10% al 25%.


Cuatro nubes


Washington exige además que China ponga fin a prácticas consideradas injustas, como la transferencia forzada de tecnologías estadounidenses, el “robo” de propiedad intelectual estadounidense, la piratería y los subsidios masivos a empresas estatales chinas para hacerlas líderes nacionales.

En este conflicto, ambas potencias se juegan una posición dominante en la alta tecnología del futuro.

“La tecnología es la ventaja más importante de la que disponen los estadounidenses. Somos innovadores, somos excelentes en el plano tecnológico”, declaró a principios de diciembre Lighthizer en una entrevista por televisión.

La perspectiva de que la guerra comercial se agrave lastra a los mercados financieros, que temen las consecuencias que esto pueda tener en la economía mundial.

Una hipótesis que también preocupa a la directora general del FMI, Christine Lagarde, que advirtió el pasado domingo en Dubái, fue una eventual “tormenta” económica a nivel global.

Lagarde habló sobre lo que llamó las “cuatro nubes” que se ciernen sobre la economía mundial: las tensiones comerciales, el ajuste de las tasas, las incertidumbres relacionadas con el Brexit, que ya afectaron el crecimiento de la economía británica, y la desaceleración de la economía china.

Según Lagarde, las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos comenzaron a afectar la economía global.

“Cuando hay demasiadas nubes, se necesita un rayo para desencadenar la tormenta”, advirtió Lagarde, quien pidió a los gobiernos que se preparen para evitar el proteccionismo.

Las discusiones de esta semana “podrían desembocar en progresos ante la inminencia del plazo del 1 de marzo”, consideraron en una nota los economistas de Société Générale, quienes tampoco esperan un “avance rápido”.

Con información de AFP