Jair Bolsonaro

30 de marzo 2021 | 10:40 am

Advertisement

Nota del editor: esta nota se publicó el 29 de marzo y se actualiza con sustitución de la cúpula de las Fuerzas Armadas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decidió este martes el relevo de la cúpula de las Fuerzas Armadas, un día después de destituir seis altos miembros del gobierno.

La sustitución de los comandantes Edson Pujol (Ejército), Ilqes Barbosa (Marina) y Antonio Carlos Bermudes (Aeronáutica) fue decidida en una reunión en Brasilia “con la presencia del Ministerio de Defensa, Braga Netto, y el exministro, Fernando Azevedo”, anunció la cartera en un comunicado.

Los cambios se iniciaron por la mañana del lunes con la renuncia del canciller Ernesto Araújo, acusado por líderes del Congreso de haber perjudicado la compra de vacunas contra el COVID-19 por sus altercados con China, y se ampliaron por la tarde con movimientos imprevistos.

El primero fue la salida del general Fernando Azevedo e Silva del ministerio de la Defensa, quien junto a Araújo integraba el gabinete desde la llegada del mandatario, en enero de 2019.

Silva será sustituido por el general Walter Braga Netto, actual jefe de la Casa Civil (un cargo con atribuciones de jefe de gobierno).

Bolsonaro confirmó más tarde otros cambios, entre ellos los ministerios de Justicia, y de la Abogacía General de la Unión (AGU), que se ocupa de la defensa de los intereses jurídicos de la Federación.

Para la Secretaría de la Presidencia (un cargo de rango ministerial, de asesoría directa del presidente) fue designada la diputada Flávia Arruda, tercera mujer en integrar el gabinete, de 22 miembros.

La reforma tomó por sorpresa al país, que hace una semana vio nombrar al cuarto ministro de Salud en un año, el cardiólogo Marcelo Queiroga, en lugar del general Eduardo Pazuello.

En Brasil, el COVID-19 ha provocado el fallecimiento a más de 312,000 personas y más de 12.5 millones han sido diagnosticadas con el virus, según datos del Ministerio de Salud.

La economía más grande de América Latina solo es superada por Estados Unidos, el país que ha reportado más muertes y casos de contagio del virus.

¿Sin restricciones?

Pese a este escenario, Bolsonaro asegura no estar ‘convencido’ por las restricciones de COVID-19

Hace una semana, el mandatario aseguró no estar convencido de cambiar su postura contra las medidas de bloqueo para controlar el brote de coronavirus que azota al país.

En un evento en Brasilia, Bolsonaro dijo que el encierro solo sirvió para ‘empobrecer a los pobres’ y se negó a moderar su posición contra las medidas de quedarse en casa que, según dijo, ‘mata empleos’.

En ese sentido, aseguró que el enfoque de Brasil “debería estar en destruir el virus y no atacar a su gobierno”.

Más vacunas

El Ministerio de Salud consultó a representantes de la empresa farmacéutica Pfizer sobre si es posible acelerar la entrega de 50 millones de dosis de su vacuna COVID-19.

Previamente, el gobierno brasileño ordenó 100 millones de dosis de la vacuna de Pfizer, quien señaló que planea comenzar a entregar dosis de su vacuna al gobierno brasileño entre abril y mayo.

Según el plan de entrega inicial previsto en el contrato, el Ministerio de Salud recibirá 13.5 millones de dosis en el segundo trimestre y 86.5 millones en el tercer trimestre.

Con información de Reuters y AFP