fbpx
El próximo año, las empresas de la frontera podrán pagar menos impuestos (Foto: Getty)

13 de junio 2019 | 4:16 pm

La inseguridad pública, la incertidumbre política y la debilidad del mercado interno cobraron relevancia entre directivos empresariales como factores que pueden obstaculizar a la economía mexicana en los próximos seis meses.

Lo anterior se desprende del reporte de Banco de México (Banxico) sobre las economías regionales del primer trimestre de 2019, donde los empresarios coinciden en que es necesario implementar y mantener políticas que apoyen el crecimiento.

El porcentaje de respuestas de directivos que apuntaron a la inseguridad pública como factor de riesgo pasó de 9.2 en enero a 12.2 en marzo, mientras que el de la incertidumbre política pasó de 8.8 a 8.9, y el de la debilidad del mercado interno pasó de 2.4 a 3.3.

Además recomiendan que se corrijan los problemas estructurales e institucionales que han impedido alcanzar una mayor productividad y una atracción de inversión, de acuerdo con el documento publicado este jueves.

La economía de México tuvo en el primer trimestre su avance más débil desde finales de 2009, solamente se expandió 0.1% anual.

Los empresarios también señalaron como riesgo a la baja que el proceso de ratificación del acuerdo comercial alcanzado con Estados Unidos y Canadá se prolongue.

Preocupaciones por región

En el norte del país (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas) hay preocupación por el aumento en los costes salariales, pues el porcentaje de respuestas que señalan esta alza como un obstáculo para la economía paso de 5.3 en enero a 6 en marzo.

En la región centro norte (Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas) se destacó el elevado costo de de financiamiento interno, pues las respuestas de los empresarios en este sentido pasaron de 2.8% a 3.1%.

En región centro (Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala) ven como obstáculo la debilidad del mercado interno, que pasó 2.9% en enero a 4% en marzo,

En la región sur (Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán) el nivel de tipo de cambio pasó de 1.6% a 3.4%.

Factores a favor

En conjunto, los consultados coinciden en que el crecimiento económico de Estados Unidos será el principal factor externo que aliente la demanda de bienes y servicios de México.

En cuanto a factores internos, destacan inversiones en materia energética, crecimiento en la demanda en servicios de tecnología y ventas en plataformas digitales, así como el impulso de la actividad turística, entre otros. 

Estos son los principales factores externos e internos que según los empresarios impulsarán el crecimiento de la demanda por región en los próximos 12 meses.

Región norte

Factor externo: reactivación de proyectos energéticos financiados con inversión extranjera para la exploración de yacimientos petroleros en aguas profundas y la construcción de plataformas marinas.

Factor interno: impulso en el sector comercial y servicios derivado del incremento en los salarios en la franja fronteriza.

Región centro norte

Factor externo: estabilidad del tipo de cambio peso/dólar, el cual podría impulsar el comercio, la actividad financiera y el turismo.

Factor interno: en el comercio al por menor prevén mayores ventas como consecuencia de la apertura de nuevas tiendas de autoservicio.

Región centro

Factor externo: anticipan la expansión en la demanda en la industria aeronáutica y aeroespacial para la reparación de motores y aviones.

Factor interno: prevén un crecimiento en la demanda en servicios de tecnología y ventas en plataformas digitales, y también un impulso en la edificación de espacios para servicios corporativos.

Región sur

Factor exterior: un mejor desempeño del turismo receptivo y de los sectores ligados a es actividad, como resultado de una mayor conectividad aérea internacional.

Factor interno: anticipan la reactivación de la inversión de Petróleos Mexicanos y la entrada en vigor de nuevas prácticas en su gestión, además de una mayor agilidad en la asignación de licitaciones.