18 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

Tanto los consumidores como los productores mexicanos y estadounidenses están resintiendo  cada vez más en sus bolsillos el alza de los precios de la gasolina, ante el impacto que está generando la invasión rusa a Ucrania.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, el Índice de Precios al Consumidor del país vecino del norte aumentó 9.06% anual en junio del 2022, el mayor ascenso desde noviembre de 1981.

Puedes leer: Peso cierra jornada con pérdidas debido a dato de inflación en EU

El crecimiento de los precios en los hogares estadounidense fue generalizado, aunque los índices de gasolina, vivienda y alimentos fueron los más grandes contribuyentes.

Mientras la inflación anual en México, se ubicó en 7.99% en junio, el mayor nivel en más de 21 años, de cuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Aceleración en alimentos y energía

Para México, los alimentos frescos y procesados mostraron una aceleración más pronunciada, en sintonía, al igual que en Estados Unidos, con los elevados precios internacionales de materias primas agropecuarias que detonó el conflicto bélico.

Los mayores incrementos anuales en junio se dieron en los precios de:

  • aguacate en 79.42%
  • cebolla en 56.80%
  • papa en 49.30%

Pero no hay que olvidar que las gasolinas tuvieron gran incidencia en meses previos; para este periodo se superó la tasa de 7%.

En la Unión Americana, el índice de precios de la energía subió 41.6% anual, tasa impulsada principalmente por la gasolina, cuyo aumento de 59.9% fue el mayor ritmo desde marzo de 1980.

Mientras el índice de precios de alimentos alcanzó durante junio una variación anual de 10.4%, un máximo desde febrero de 1981, destacando las alzas de 8.1% en frutas y verduras, 13.8% en cereales, 14.4% en mantequilla y de 26.3% en margarina.

La extensión de la guerra en Ucrania mantendrá presionada la cotización de materias primas, principalmente energéticos y agropecuarios. Además, la inflación podría resistirse a disminuir en un futuro, si las expectativas de precios para el mediano y largo plazo se anclan en un nivel relativamente elevado

indicó Ve por Más.

También leer: Euro se dispara tras reunión del BCE; dólar, a la espera de la Fed

Estas presiones inflacionarias han obligado a los bancos centrales de ambos países a incrementar su tasa de referencia.

Monex detalló que el sentimiento de los mercados mejora luego de que dos miembros del FOMC de la Fed, incluido el gobernador Christopher Waller, señalaron que estaban a favor de otro aumento de 75 puntos en julio, aliviando las preocupaciones de los inversionistas sobre una subida histórica de 100 puntos, luego de una lectura de inflación por encima de 9.0% en Estados Unidos.

Traslado de precios

Los elevados niveles inflacionarios provienen de las presiones que tienen los productores, que con los altos precios internacionales de materias primas incrementan sus costos y por ende, se ven obligados a subir los precios finales.

México y Estados Unidos también presentan máximos en los precios al productor. En el primer caso, el Índice Nacional de Precios Productor (INPP), analizado desde la producción total, reportó en el sexto mes del 2022 un crecimiento de 10.52% respecto de mayo pasado.


Dicho nivel significó la tasa más elevada desde marzo del 2017, cuando se ubicó en 10.67%, es decir, en más de un lustro.

Alerta en minería petrolera

La subida de precios impactó en mayor medida a los sectores económicos de México que más dependen de la importación de las materias primas como el petróleo, granos, fertilizantes e insumos para la construcción: minería petrolera, construcción y actividades primarias.

La minería petrolera, fue el sector que registró el mayor incremento en el INPP, de 39.25%, logrando hilar un año y medio con alzas de doble dígito. De hecho, la mayor incidencia en la tasa de inflación del productor provino de los aumentos en precios de petróleo crudo y el gas natural.

Te puede interesar: Petróleo se eleva a 100 dólares por expectativas de producción de Arabia Saudita

Segundo récord

En Estados Unidos, los precios al productor, en la demanda final, crecieron 11.3% a tasa anual en junio, que junto con el aumento de 11.6% en marzo pasado marca récord histórico

Gran parte del avance de la inflación del productor se debe al alza de 17.9% anual en los precios de los bienes de demanda final. El índice de demanda final de servicios aumentó 7.7%.

De forma más detallada, la aceleración de precios se atribuye, por su incidencia, principalmente a la energía, que varió 54.4% anual.

En su interior se reportaron ascensos de 111.1% en diésel, 100.8% en aceite combustible, 86.7% en gasolina, 62.7% en gas LP, 33.9% en gas natural y 13.5% en energía eléctrica.

Otros incrementos anuales importantes se observaron en los precios del:

  • huevo (123.1%)
  • verduras frescas y secas (39.5%)
  • pavos procesados (38.9%)
  • comercio minorista de automóviles (37.7%)
  • manteca y aceites de cocina (32.8%)
  • granos (23.6%)

Por lo anterior, se intuye que la inflación se está disparando por las disrupciones en las cadenas de suministro mundiales, la aceleración de la demanda de sectores que rebasa a la oferta y al repunte de los precios internacionales de alimentos y combustibles por la invasión rusa en Ucrania.