14 de octubre 2021 | 5:00 am

Mario Gámez y Jessika Becerra

El aumento del precio internacional del petróleo y un nivel de producción de crudo aún bajo en México ponen presión y agotan el margen de maniobra del gobierno federal para evitar que estas alzas se trasladen en los precios que pagan los consumidores por cada litro de gasolina. 

Tanto los precios del West Intermediate Texas (WTI) de Estados Unidos como del Brent del Mar del Norte se han recuperado de la baja demanda que se vivió en 2020 por efecto de la pandemia de COVID-19 y ello también se ha visto reflejado en el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación (MME).

De hecho, el lunes de esta semana la MME cerró en 76.27 dólares por barril, su precio más elevado desde octubre de 2018. Mientras que este miércoles finalizó en 75.85 dólares, de acuerdo con datos de Pemex.

“De continuar los incrementos en los energéticos a nivel mundial sería insostenible, además considerando que en México la economía no se ha restablecido del todo, de alguna manera esto ha frenado los ingresos tributarios”, comentó Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex.

El nivel de cierre del miércoles es 15.25 unidades mayor al proyectado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el cierre de este año en 60.6 dólares el barril. Para 2022, la dependencia a cargo de Rogelio Ramírez de la O estima que se ubicará en 55.1 dólares.

Estímulo fiscal presionará finanzas y elevaría déficit público 

Cada viernes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publica en el Diario Oficial de la Federación el estímulo fiscal que otorgará en los precios de la gasolina y el diésel. Dicho estímulo se da a través de subir o bajar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Si los precios internacionales del crudo suben, Hacienda reduce el IEPS que cobra en cada litro de Magna, Premium y diésel; mientras que si los precios internacionales bajan, la dependencia aprovecha para cobrar más IEPS por cada litro.

Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey, expuso que el margen del gobierno federal está llegando a su límite y que la capacidad que tiene para continuar con el estímulo fiscal está ligada a la condición de las finanzas públicas y al déficit que el gobierno busca tener.

El margen dependerá de hasta dónde el gobierno desea acrecentar su déficit; pero no hay mucho espacio, considerando que ni este año ni el siguiente se estima tener un balance primario positivo

Te puede interesar: Desplome del IEPS a gasolina se compensó con ingresos petroleros

Quiroz mencionó que el lado positivo del alza en los precios del petróleo es que los ingresos que se obtienen de la venta del crudo está dejando más recursos al erario. 

Petróleo mexicano puede alcanzar máximo de 80 dólares por barril

El petróleo mexicano finalizará diciembre entre los 74 y 78 dólares por barril, e incluso puede tocar un máximo de 80 dólares si persiste el alza global de precios, según un análisis de Banco Base, pero un precio alto no será tan aprovechado con bajos niveles de producción.

Hemos visto una caída de la producción petrolera, de tal forma que aun cuando el precio sea más elevado, el ingreso petrolero no se compara con el que habría con una producción más abundante ,

mencionó Leticia Armenta

Al igual que la MME, el WTI y el Brent presentan incrementos anuales de doble dígito, cercanos a 50%.  La escalada se aceleró en semanas recientes ya que se espera una mayor demanda durante el periodo de invierno en el hemisferio norte, en medio de la escasez global de energéticos como el gas natural y el carbón.

Nos estamos acercando a un punto en que la demanda va aumentar y si la oferta continúa presentando adversidades, el petróleo seguirá aumentando (…) En las últimas semanas se ha agravado por el tema de la crisis energética

comentó Quiroz

Al respecto, Armenta dijo que el aumento del precio del petróleo dependerá de la cantidad disponible y del volumen que se pueda restablecer en el mundo, lo que se relacionará con la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados.

WTI podría llegar a 100 dólares por barril 

En julio pasado, el grupo conocido como OPEP+ decidió aumentar de manera gradual la producción petrolera en 400,000 barriles por día hasta, al menos, abril de 2022, luego de que en 2020 comenzó los recortes a la producción.

Al cierre de la jornada del miércoles, el WTI se ubicó en 80.44 dólares por barril, apenas por debajo de nivel más alto desde finales de octubre de 2014 que alcanzó el martes. En tanto, el Brent finalizó en 83.18 dólares, después de que esta semana tocó su precio más elevado en tres años.

Especialistas coinciden en que el referencial estadounidense pueda alcanzar un precio de entre 90 y 100 dólares por barril en diciembre.