28 de julio 2022 | 6:42 am

Advertisement

Pese a la incertidumbre económica que se vive en México, el desempleo logró ubicarse en mínimos del último lustro durante junio pasado, aunque los elevados niveles inflacionarios pueden restar a la dinámica laboral del país.

De acuerdo con datos desestacionalizados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la tasa de desocupación se colocó en 3.33% de la población económicamente activa (PEA) durante junio del 2022.


Puedes leer: T-MEC: Disputa con EU y Canadá frenará más la economía, nuevos acuerdos comerciales y empleo en México

Si se contabiliza únicamente el sexto mes de cada año, la tasa de 3.33% significó el menor indicador desde el 2017, cuando fue de 3.28% de la PEA.

Sin embargo, la baja en la desocupación coincidió con el incremento de las tasas de informalidad laboral, según la ENOE que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Lo anterior significa que los nuevos ocupados están encontrando en el mercado informal la forma de subsistir.

Alta vulnerabilidad

La tasa de informalidad laboral 1 (TIL1) ascendió a 56% de la población ocupada en México durante junio pasado, el mayor nivel en este 2022.

Esta tasa considera a los vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, cuyo vínculo laboral no es reconocido, a los que se emplean en micronegocios no registrados o en la agricultura de subsistencia y quienes no tienen seguridad social pese a que los negocios están registrados.

La misma dinámica siguió la tasa de ocupación en el sector informal 1 (TOSI1), cuyo indicador de 28.73% de la población ocupada fue el más alto desde diciembre del 2021 (29.84%).

Dicha tasa integra a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar, o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa.

Menor poder de compra

Los resultados de la ENOE de junio muestran que si bien el desempleo disminuyó, lo hizo bajo condiciones precarias, aunque la informalidad no es el único problema que enfrenta el mercado laboral.

Pese a que la población cuente con un ingreso, ya sea que provenga de la formalidad o informalidad, los elevados niveles inflacionarios restan a su poder de compra.

A más de dos meses que se anunció el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC), la inflación anual de México llegó a 8.16% en la primera quincena de julio, el mayor nivel en más de 21 años.