7 de diciembre 2022 | 5:00 am

 

Los elevados niveles inflacionarios, el ciclo alcista de la tasa de interés y la incertidumbre económica nacional y global no impidieron que el consumo de las familias mexicanas alcanzara un nuevo máximo histórico en septiembre.

De acuerdo con datos desestacionalizados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI), que mide el gasto por parte de los hogares en bienes y servicios de consumo, ascendió a 121.70 puntos en el noveno mes del 2022.

 

 

Puedes leer: Impactos de la inflación: 56.5 millones de Latam padecen hambre

Este resultado significó el segundo récord del IMCPMI al hilo, ya que en agosto pasado, con 121.22 puntos, logró máximo histórico.

El principal indicador de la economía mexicana lleva tres cifras récord en este 2022 (abril, 121.12 puntos), manifestando que pese al escenario adverso y a la baja en el poder adquisitivo, las familias continúan consumiendo.

Respecto al mes previo, el consumo privado creció 0.39%, que representó registrar tres meses consecutivos con alzas.

Te puede interesar: Confianza del consumidor sorprende al alza en noviembre por retroceso de inflación y descuentos de fin de año

Para Ve por Más (Bx+), el desempeño del gasto de los hogares mantuvo una dinámica positiva pese a que la inflación se mantuvo elevada en septiembre, de 8.70% anual.

Sin embargo, el consumo privado se apoyó de las remesas, que se aceleraron a 14.1% anual; de la tasa de desempleo, que se moderó a 3.2% de la población activa, y de la mejora en la confianza del consumidor, que subió a 41.1 puntos.

Crecen todos los componentes del consumo privado

De los componentes del IMCPMI, el gasto en bienes y servicios de origen nacional mostró un crecimiento mensual, con ajuste estacionario, de 0.35%, siendo el tercer aumento seguido.

En su interior, el subíndice de bienes incrementó 0.28%, tras caer el mes previo, implicando un efecto rebote, mientras el de servicios ascendió 0.57%, el segundo consecutivo, sector aún apoyado por la reapertura.

Por su parte, el componente de bienes importados subió 1.36%, después de dos bajas previas, implicando menores interrupciones en las cadenas mundiales de proveeduría.

No dejar de leer: Encuesta Banxico: Bajan pronóstico de inflación para 2022 y 2023

Panorama incierto

Si bien Bx+ proyecta que la inflación se desacelere al cierre de este año y a lo largo del siguiente, ésta seguirá elevada por un tiempo considerable, mermando el poder adquisitivo de los hogares.

Ante ello, prevemos que Banxico siga endureciendo su postura monetaria hasta inicios del 2023, encareciendo el costo de los créditos. En un entorno de menor crecimiento económico esperado en los próximos trimestres, el mercado laboral sería menos dinámico

detalló Ve por Más.

Añadió que la posibilidad de una recesión económica en Estados Unidos implicaría un menor crecimiento de las remesas, por lo que el grupo financiero espera que el consumo privado se desacelere próximamente.

Advertisement