6 de julio 2022 | 6:46 am

Advertisement

Durante abril pasado, el indicador de consumo privado consiguió extender su racha de crecimiento pese al contexto adverso que presentan las familias mexicanas, como los elevados niveles inflacionarios.

El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI), ajustado por estacionalidad y que mide el gasto por parte de los hogares en bienes y servicios de consumo, aumentó 0.76% en el cuarto mes del 2022, respecto a marzo.

También lee: Inversión Fija Bruta liga en abril dos meses con avances

Esta variación del IMCPMI, que realiza en Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), significó registrar 10 meses consecutivos con alzas, demostrando en el periodo de análisis que se compensó el impacto de la cuarta ola de contagios de COVID-19 al comienzo del 2022.

La sorpresa se muestra en que el consumo privado logró crecer ante una inflación anual de 7.68% en abril, la mayor tasa en más de 21 años y que resta al poder adquisitivo de los mexicanos.

El sostén de las remesas

Aunque el incremento del consumo privado, que representa alrededor de 65% del PIB nacional, derivó principalmente del dinamismo de las remesas, factor que provee de recursos a los hogares en sus gastos.

Según información del Banco de México, las remesas, que provienen casi en su totalidad de Estados Unidos, sumaron 4,718 millones de dólares en abril pasado, el mayor monto en medio año.

Mientras con la tasa de crecimiento anual de 16.5% de las remesas se consiguió hilar 13 meses con incrementos, situación que alivia el consumo de las familias en un escenario de elevada inflación.

Por lo anterior, se observa que el esfuerzo de los connacionales por enviar dinero a sus familiares pesó más que las estrategias del gobierno federal.

La apuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador en términos de consumo es un plan antiinflacionario, dado a conocer en los primeros días de mayo, que pretende estabilizar los precios de 24 productos de la canasta alimentaria.

Puedes leer: Inflación introduce desconfianza a los consumidores, pese al PACIC y control a ‘gasolinazos’

Componentes del consumo privado

De los componentes del IMCPMI, el gasto en bienes y servicios de origen nacional mostró un aumento mensual, con ajuste estacionario, de 0.85%, superior a la tasa de 0.47% de marzo pasado.

En su interior, el subíndice de bienes creció 0.18%, mientras el de servicios incrementó 1.44%; este último obtuvo su mejor resultado en cuatro meses.

Por su parte, el componente de bienes importados ascendió 1.47%, exhibiendo tres meses seguidos con variaciones positivas.

Los datos de los componentes del consumo privado demostraron una mejora en la movilidad, el empleo y en las cadenas mundiales de proveeduría.

Sin embargo, los riesgos siguen siendo los mismos: alta inflación y encarecimiento del crédito al consumo. Se prevé que el Paquete Contra la Inflación y la Carestía del gobierno federal no incentive aún el IMCPMI del mes de mayo.

Advertisement