Banxico baja tasa vs COVID-19 (Fotoarte: Cristian Laris)

23 de marzo 2020 | 5:00 am

Banco de México, luego de días de incertidumbre, por fin adelantó su reunión de política monetaria para recortar su tasa de interés en 50 puntos base a 6.5%, un mínimo desde 2017, y todo indica que seguirá con el relajamiento para contrarrestar los efectos negativos que traerá el COVID-19 a la economía mexicana.

Banxico dijo en su comunicado que la rápida propagación del coronavirus ha afectado severamente las perspectivas de crecimiento de la economía mundial, lo que ha conducido a un deterioro importante en las condiciones financieras globales, por lo que anticipa que las condiciones de holgura se amplíen aún más de lo previsto, con un balance de riesgos considerablemente sesgado a la baja.

Es probable que la decisión de reducir la tasas de interés sea seguida por reducciones adicionales en los próximos meses. Tal y como están las cosas, tenemos la sensación de que las tasas se reducirán a alrededor de 4.50% en este ciclo, manteniendo las tasas reales positivas y ayudando a sostener el peso

dijo Edward Glossop, economista para América Latina de Capital Economics.

La decisión de Banxico no fue unánime. Un integrante de la Junta de Gobierno votó por un recorte de solo 25 puntos base, por lo que para Glossop, esto sugiere que la Junta de Gobierno no reducirá en el lapso de un mes o dos.

Tras el recorte, los pronósticos medianos de la encuesta de Citibanamex ubican a la tasa referencial en 5.88% y 5.50%, para el cierre de 2020 y 2021, respectivamente, frente a los estimados previos de 6.00% y 5.75%.

Economistas de BBVA escribieron en una nota para clientes que la tasa real aún es demasiado alta para el contexto actual, y por lo tanto, hay espacio para ir por debajo de la neutralidad. Esperan que la tasa de fondeo alcance niveles de alrededor de 5% durante 2020 y no descartan recortes aún más fuertes.

La tasa de interés neutral es la tasa congruente con una actividad económica cercana a su nivel potencial, en un entorno de inflación estable y se ubica en un rango de 4.7 y 6.3% en términos nominales, de acuerdo con datos del banco central.

Banxico también anunció varias medidas para fortalecer la liquidez en el mercado local como la disminución del Depósito de Regulación Monetaria de los bancos por 50,000 millones de pesos; ajustes a la tasa de interés de la Facilidad de Liquidez Adicional Ordinaria para los bancos; subastas de créditos en dólares para bancos locales que se financiarán con la línea de intercambio con la Reserva Federal, así como el fortalecimiento del Programa de Formadores de Mercado de Deuda Gubernamental.

En general, estas medidas deberían proporcionar un respiro a la liquidez de los mercados locales. Pero, más acciones serán muy probablemente necesarias. La dinámica del peso difícilmente se normalizará en el muy corto plazo, aunque la facilidad de liquidez y las subastas favorecerían un movimiento menos desordenado

BBVA. 

Agregaron que la mayoría de los movimientos más fuertes de la depreciación del tipo de cambio han ocurrido durante la noche, cuando se rompe la liquidez. Por lo tanto, se deben considerar otras acciones en el mercado nocturno.

Otros analistas no descartan que Banxico vuelva a reunirse antes de la cita programada para mayo.

Para el banco suizo UBS, la del 14 de mayo luce a un mundo de distancia en los mercados actuales y con la peor parte del impacto económico del coronavirus, que probablemente se sentirá para entonces.

“Esperamos que el peso más débil impulse la inflación, tal vez hasta un punto porcentual en los próximos seis o nueve meses. Dicho esto, la experiencia de la crisis financiera mundial de 2008-09 sugiere que esto no impedirá que Banxico baje (la tasa)”, comentó Glossop.

Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analytics para América Latina comentó que la acción de Banxico no fue anticipada aunque sí preventiva, ya que los riesgos para la economía se han acelerado y se encamina a una recesión.

Ahora Banxico sufre en carne propia la restricción que le impone su propio mandato monetario anti-inflacionario. Si el mandato fuera dual (inflación y crecimiento), entonces la política monetaria podría ser más efectiva porque actuaría más agresivamente para rescatar a la economía

comentó Alfredo Coutiño.