fbpx

22 de abril 2019 | 5:00 am

Durante los dos últimos años, los estados de la frontera norte del país atravesaron una mala racha en cuanto a la ocupación de espacios industriales y llegada de inversiones, principalmente por la incertidumbre que floreció desde el proceso electoral estadounidense, en el que Donald Trump se alzó como presidente.

La misma continuó con la renegociación del Tratado de Libre Comercio y con las elecciones presidenciales en México. Sin embargo, hasta el primer trimestre del año se comenzó a observar una recuperación que se espera se contagie también al bajío y centro del país.

Por ejemplo, en los primeros tres meses de 2019 Ciudad Juárez tuvo una absorción cercana a los 90,000 metros cuadrados, de acuerdo con información de CBRE, un incremento considerable en comparación con los 20,000 metros cuadrados de 2017 y 40,000 de 2018.

“Esto viene como un rebote, en primer lugar, porque muchas inversiones estuvieron pausadas durante los años anteriores; ahora que finalmente hay un T-MEC y combinado con la tensión comerciales entre Estados Unidos y China vemos un efecto positivo, explicó Yadira Torres, directora de Investigación de Mercados en CBRE.

Empresas tanto estadounidenses como chinas se están ubicando en la frontera norte y se están reactivando operaciones para poder servir al mercado estadounidenses desde México, aseguró la experta.

De acuerdo con el reporte industrial de la firma, en los años anteriores la demanda de espacios fue sostenida por expansiones de empresas ya instaladas, sin embargo en este primer trimestre la actividad por nuevas llegadas fue mayor.

“El inventario industrial terminó este 1T 2019 con una superficie de 48.6 millones de metros cuadrados, esto es un crecimiento anual de 6%, con respecto al mismo periodo de 2018”, mientras que las industrias que están requiriendo el espacio son logística, automotriz y manufactura.

La especialista de CBRE destacó que se espera que el efecto de recuperación se distribuya a partir del segundo semestre de 2019 hacia la región del bajío y el centro del país.

“Al ser la economía estadounidense la que lidera la demanda de lo que se produce en México, es natural que lo primero que recupere sea la frontera norte pero posteriormente deberíamos la recuperación del bajío”.

El riesgo del cierre en la frontera

Durante las últimas semanas, Trump ha lanzado advertencias sobre un cierre en los puntos de acceso con México, como medida ante la migración ilegal hacia su país.

Pero en el caso de la ocupación de espacios industriales, CBRE descarta que haya impactos considerables por los cierres parciales que han ocurrido, principalmente debido a que las inversiones inmobiliarias se realizan a mediano y largo plazo.

“Una nueva inversión tarda alrededor de nueve mese en consolidarse, comienzan con estudios de disponibilidad de mano de obra, de ubicación y accesibilidad de servicios”, por lo cual no considera que las afectaciones a este sector se den en el corto plazo, aunque la incertidumbre continua.

Banco Base estima que un cierre definitivo de la frontera podría generar a México pérdidas 1,155 millones de dólares al día.