13 de febrero 2019 | 10:00 am

La empresa Ferrocarriles Suburbanos ha identificado una oportunidad de expansión al interior del Estado de México, generada principalmente por la construcción del nuevo aeropuerto.

De acuerdo con Max Noria, director de Comercialización y Administración de Riesgos de Ferrocarriles Suburbanos, desde 2005 la empresa posee un título de concesión de dos vías ramales hacia Huehuetoca y Xaltocan, municipios cercanos al futuro aeropuerto de la Base Militar de Santa Lucía.

La demanda de servicio que se generará de traslado al nuevo aeropuerto, además de la demografía existente, es lo que los ha impulsado a evaluar la posibilidad de expansión hacia esa zona del Estado.

“Tenemos claro que vamos a seguir trabajando con las diferentes autoridades para concretar ese proyecto, nosotros sabemos que necesitamos llegar a esas grandes poblaciones donde existe una gran carga habitacional y poder satisfacer su necesidades de transporte con un servicio digno y de calidad”, dijo Noria durante un evento en el cual presentó los resultados de la encuesta de satisfacción de usuarios.

Detalló que hasta el momento no ha habido comunicación con el gobierno federal, sin embargo ellos ya se encuentran elaborando un proyecto que pueda ser desarrollado cuando se consolide la construcción del aeropuerto.

Los ramales añadirían entre 18 y 20 kilómetros de vías a la actual red de 27 kilómetros de longitud.

Buscan colaboración con otros sistemas de transporte

A lo largo de 10 años de servicio, el sistema de transporte Tren Suburbano ha realizado más de 476 millones de viajes entre el Estado de México y la Ciudad de México.

En 2008, cuando inició operaciones, trasladaba 85,000 pasajeros. Actualmente el servicio lo utilizan en promedio 200,000 personas cada día y han reportado picos de 220,000.

Todavía tiene margen de crecimiento. Con la flotilla actual de 20 trenes y con las rutas existentes, tienen capacidad para atender a 300,000 usuarios cada día, agregó Noria.

Sin embargo, para poder alcanzar esa cantidad, considera necesaria la regularización de los modos de transporte que alimentan al suburbano, es decir, a las unidades concesionadas como combis y camiones.

“Estamos trabajando con diferentes autoridades para tratar de regularizar las rutas. Hacemos estudios para ver cómo se distribuye la demanda y para que los transportistas pueden llegar a sus metas”.

La regularización de las rutas de concesionarios que operan del interior de los municipios hacia las diferentes estaciones puede incrementar la afluencia al suburbano y los ingresos de los concesionarios. “No se trata de generar competencia, sino de complementar”.

Esto es prioridad en el Estado de México, ya que de ahí provienen el 80% de los usuarios del suburbano, según datos de la Ferrocarriles Suburbanos.

Estos usuarios forman parte de los 11.13 millones de viajes que se generan en el Estado de México con destino a la CDMX al día. Son atendidos por 10,409 unidades concesionadas, según datos del Plan de Desarrollo 2017-2023, de las cuales no existe aún un registro formal de su operación y rutas.