30 de julio 2020 | 5:00 am

La pandemia de COVID-19 continúa golpeando a Be Grand, ya que mientras sus ventas disminuyen, los compromisos económicos van en aumento.

La desarrolladora de vivienda de lujo que dirige Nicolás Carrancedo reportó en el segundo trimestre del año ingresos totales por 1,455 millones de pesos, lo que representa una caída del 22.1% en comparación con el mismo trimestre del 2019, lo cual atribuyen a la incertidumbre causada por COVID-19.

La utilidad neta fue de 230 millones de pesos, una disminución de 53.8%. En el periodo, la empresa escrituró 249 unidades, es decir 84 viviendas menos aunque destacan una compensación dado que el precio promedio de cada una incrementó 5.1%.

Sin embargo, la empresa enfrenta además mayor nivel de endeudamiento, de acuerdo con su información financiera, la empresa tiene contratadas líneas de crédito por un total de 5,957 millones de pesos al cierre del trimestre.

“El saldo insoluto en este periodo suma 4,143 millones de pesos, incluyendo la emisión de los certificados bursátiles por 1,500 millones y descontando los gastos de colocación por la emisión de deuda, de acuerdo a las NIIFs, alcanzamos un monto total de $4,134 millones” indica Be Grand.

De ese monto 3,172 millones de pesos vencen en un plazo menor a 12 meses, lo que representa un incremento de 2.9% en sus deuda en relación al mismo periodo de 2019.

La empresa también señaló que por la contingencia de COVID-19 los bancos con los que tienen contratadas las líneas de crédito autorizaron el diferimiento de los intereses en los créditos puente de los proyectos BG Alto Polanco T3 y BG Alto Polanco T4 para los meses de mayo a octubre 2020, mientras que para Park Bosques el diferimiento de intereses aplica de mayo a septiembre 2020.

Mientras que Banco Actinver autorizó diferir el pago del capital por 6 meses, los cuales serán pagados a partir de noviembre 2023 a abril 2024. De acuerdo con sus datos, el mayor porcentaje de deuda lo concentra el banco Santander.

Desde el punto de vista de las unidades en desarrollo, la empresa tiene en marcha BG Alto Polanco Torre 4 y BG Park Bosques Fase 2, que están programados para terminarse en los próximos 12 meses, por lo cual de dichos proyectos se esperan ingresos por concepto de anticipos, sin embargo ese indicador también va a la baja.

“La compañía ha firmado más de 100 cartas oferta en el transcurso de enero 20 a junio 20, los anticipos de clientes equivalen a 2,057 millones de pesos, los cuales representan el 23.4% del total de pasivo más capital, y en comparación al mismo periodo de 2019, tuvieron una disminución de 20.9%” indican.

Al tiempo que uno de sus proyectos, el que se ubica al sur de la ciudad se encuentra detenido pues atraviesa un litigio interpuesto por la Universidad Autónoma de México y la Procuraduría Ambiental del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México.

La empresa convocó a una asamblea de tenedores de títulos de deuda, la cual está programada para realizarse el 5 de agosto del año en curso, en ella se discutirán dos puntos.

El primero es la propuesta para “otorgar una dispensa al Emisor respecto del cumplimiento de la Razón de Apalancamiento Neto” y la modificación de “ciertos términos y condiciones de los Certificados Bursátiles”.

La asamblea se dará en un contexto de cambios al interior de la empresa. En la reunión ordinaria anual realizada el 15 de julio se formalizó la salida de Margarita Hugues Vélez que era Consejera Independiente; Alejandro Espinosa Álvarez, Miembro Suplente del Consejo de Administración.