30 de septiembre 2020 | 3:37 pm

Debido a la pandemia que cerró centros comerciales y obligó a millones de personas a mantenerse fuera del espacio público, diversos sectores económicos se han visto afectados, entre ellos los centros comerciales que siguen incrementado su desocupación.

Cifras de CBRE estiman que el espacio desocupado a nivel nacional suma alrededor de 2.8 millones de metros cuadrados, es decir 11.4% del inventario total, situación que generará efectos en el mediano y corto plazo.

El primero y más inmediato es la adaptación de los espacios desocupados, pues los propietarios necesitan mantener una imagen agradable de centro comercial, que permita a las personas sentirse cómodas al interior, dijo en entrevista con EL CEO Paola Huitrón, managing director de Property Management & Transaction Services en CBRE.

Lo que hemos visto es que el propietario tiene estrategias de promoción interna en la plaza, pueden poner imágenes, promociones, algunas fotografías, incluso escaparates de otras marcas para que no se vea desangelado

Otro de los efectos que se espera en el mediano plazo es una disminución en los precios promedio de renta, aunque aún es pronto para prever cuánto descenderán.

“Vemos en el mercado que puede haber una disminución de precios de renta, todavía es muy fácil saber de cuánto vas esa disminución porque todavía estamos arrancando el proceso de aperturas (…) es probable que haya disminución pero obviamente será basado en la vacancia y hay proyectos que no tienen la misma vacancia que otros” destacó Poala Hutrón.

Agregó que los rubros más afectados son restaurantes, gimnasios y cines, componentes presentes en la mayoría de los centros comerciales, aunque no son los que están cerrando dado que los restaurantes han podido transitar la pandemia con servicios para llevar y ventas online, mientras que los cines y gimnasios “tienen soportes financieros” que les aportan respaldo y por ahora descartan una posible situación de sobreoferta.

Desde el punto de vista de la construcción de nuevos desarrollos, destacó que observan el retraso en obras. “Proyectos que se entregaban en 2021 se pasaron a 2022 o más, pero hasta ahora no conocemos de cancelaciones” destacó.

Otras voces como la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) opina que además de eso existe una baja en la construcción debido a la dificultad de obtener permisos de construcción.

Los proyectos que también se han detenido un poco es porque es un problema obtener licencias de construcción en CDMX, ya no es un tema de que queramos invertir o no, sino que no se puede, los que ya empezaron se han terminado, se ha invertido mucho en modernizar los formatos de autoservicio en cuanto al aspecto que tienen, pero se ha parado la inversión,

dijo Javier Salas, director de Estudios Económicos de la ANTAD en el marco de la presentación de Expo ANTAD y Alimentaria 2020.