fbpx
Pegasus en WhatsApp

29 de octubre 2019 | 5:10 pm

Citizen Lab y WhatsApp revelan que 1,400 personas fueron atacadas con Pegasus en al menos 20 países de África, Asia, Europa, Medio Oriente y Norteamérica. 

De estos, se registraron más de 100 casos de abusos contra activistas, periodistas y defensores de derechos humanos. 

En mayo de este año, WhatsApp anunció que había detectado y bloqueado un nuevo tipo de ciberataque que implicaba una vulnerabilidad en su función de videollamadas. El usuario recibía una llamada de video y por medio de esta se transmitía el código malicioso para infectar el teléfono con spyware. 

Este martes, WhatsApp atribuyó públicamente el ataque a NSO Group, un desarrollador israelí de software espía que también se conoce con el nombre de Q Cyber ​​Technologies.

De acuerdo con su director Will Cathcart, la compañía de mensajería ha presentado una demanda ante un tribunal federal en San Francisco que explica lo sucedido y atribuye la intrusión a la compañía de tecnología NSO Group.

Esta es la primera vez que un proveedor de mensajería encriptada está emprendiendo una acción legal contra una entidad privada que ha llevado a cabo este tipo de ataque contra los usuarios, dijo Whats App en un comunicado.

¿Cómo podemos decir esto con confianza? A medida que reunimos la información que presentamos en nuestra queja, descubrimos que los atacantes usaban servidores y servicios de alojamiento de Internet que anteriormente estaban asociados con NSO. Además, como señala nuestra queja, hemos vinculado ciertas cuentas de WhatsApp utilizadas durante los ataques a NSO

 dijo Will Cathcart en una carta publicada en The Washington Post 

 

¿Quién es NSO Group?

NSO Group afirma que vende su software espía a clientes gubernamentales únicamente y todas sus exportaciones se realizan de conformidad con las leyes del gobierno israelí y los mecanismos de supervisión. 

Sin embargo, el número de casos en los que su tecnología se utiliza para monitorear a miembros de la sociedad civil continúa creciendo, según Citizen Lab. 

Junto con organizaciones como R3D, Privacy International, EFF y Amnistía Internacional, Citizen Lab ha documentado cómo la tecnología de NSO Group se utiliza en contra de disidentes políticos, abogados, periodistas y defensores de derechos humanos. 

Creemos que remediar este problema no será fácil ni simple. Requerirá una coalición de partes interesadas, incluidos los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para reinar en lo que ahora es un ‘salvaje oeste’ de abuso no mitigado

 dijo Citizen Lab en el reporte presentado 

NSO no respondió a una solicitud de comentarios, informó Reuters.

Con información de Marisol Morelos