23 de octubre 2018 | 5:00 am

Advertisement

Si no puedes contra ellos, úneteles. Así piensan algunas televisoras, empresas de telecomunicaciones y hasta firmas de retail cuando se trata de entrar al negocio del momento: el streaming. 

Netflix ha logrado impactar a un serie de industrias y empresas y en la distribución de contenido, como Blockbuster, que en paz descanse.

En cuanto a la del entretenimiento y generación de contenido también está marcando el paso. En el mundo, empresas como Walmart y AT&T están entrando al ruedo y en el caso específico de México, influyó en los gigantes Televisa y TV Azteca.

Tanto la televisora de San Ángel como la del Ajusco encontraron una nueva forma de trabajar con quienes en algún punto “amenazaron” su negocio.

La primera en dar el paso fue TV Azteca, de Grupo Salinas. Su director, Pedro Padilla Longoria, anunció el año pasado el lanzamiento de Dopamine, una nueva empresa independiente generadora de “contenidos originales de alta calidad”.

El contexto mundial de la industria de entretenimiento es complejo, hay una audiencia más exigente por contenidos originales, de alta calidad y on demand, junto con una multiplicidad de productoras y diversas plataformas de distribución

Fidela Navarro, CEO de Dopamine, cuando se lanzó la compañía en noviembre de 2017.

Navarro habló también de un “desequilibrio” de mercado por la demanda de mejores contenidos y dijo que dichos factores representan una oportunidad financiera, comercial y creativa para la compañía.

Una de las mayores oportunidades que deja ver la industria de la que habla Navarro es la apuesta que están haciendo empresas como Netflix, Amazon o Hulu en la adquisición de contenido de productoras.

Por ejemplo, Netflix informó que este año destinará 8,000 millones de dólares a la generación de contenido original, además de que este lunes anunció que emitirá deuda por 2,000 millones de dólares para incrementar su apuesta sobre el contenido original.

Reportes de The Economist sugieren que esta inversión podría alcanzar hasta los 13,000 millones de dólares.

Netflix además emitirá deuda por 2,000 mdd para doblar apuesta en contenido original

Para seducir a estos participantes, Dopamine señaló en 2017 que el presupuesto inicial era de 200 millones de dólares para la generación de contenido premium, así como para la atracción de talento, directores, guionistas, editores y creadores.

… y luego TAO

Televisa, a través de Televisa Alternative Original (TAO), ya ha dado los primeros pasos en ofertar contenido a las plataformas de video bajo demanda.

En febrero pasado, la división que produce contenidos premium, informó sobre una alianza con Amazon para la distribución de varias series en los 200 países en los que el servicio de streaming tiene presencia.

Dentro de las series desarrolladas por Televisa están Diablo Guardián, que se estrenó en mayo y Un extraño enemigo, que debutó en la plataforma a inicios de octubre

Se abre el menú

Si bien Netflix inició como un sitio en internet para hacerse de películas por correo, Hastings lo escaló para convertirlo en una plataforma para ver películas en casi cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo.

Pero el directivo no paró ahí. En 2013, la firma comenzó a competir con cadenas de televisión en términos de contenido original, transformando por completo la industria de entretenimiento.

A diferencia de las empresas de TV tradicional, Netflix brindó a los productores y creadores de contenido contratos de proyectos por adelantado. Antes, las televisoras dependían del éxito de un piloto o de una temporada para desarrollar la serie.

Este modelo fue replicado por otras plataformas de streaming y más tarde por las mismas televisoras.

Al cierre de 2017, la firma de análisis The Competitive Intelligence Unit (The CIU) informó que la industria de servicios de video bajo demanda por internet  -Over the Top (OTT)- en México acumulaba 7.7 millones de suscriptores, 15.6% más que en 2016.

Para Netflix y Amazon Prime Video estas cifras representan una oportunidad de negocio y la necesidad de ofrecer contenido local para atraer y mantener a sus suscriptores en el país.

“La oferta de contenidos originales de manera local sí les ha funcionado. Además se ha convertido en un factor de preferencia para la contratación de plataformas”, dijo Radamés Camargo, analista de The CIU.

Lo anterior fue respaldado por el director de Netflix en una carta enviada a inversionistas la semana pasada.

“La Casa de las Flores, nuestro última producción original, fue un gran hit”, detalló Hastings.

Pastel para todos

Al igual que Netflix y Amazon, otras empresas de tecnología como Apple y Facebook destacaron el año pasado su interés por comenzar a generar contenido original en video.

En el caso de la compañía de Tim Cook y Mark Zuckerberg, anunciaron una inversión de 1,000 millones de dólares cada una.

Pero también otras empresas, no necesariamente de tecnología, han realizado movimientos para apuntar a la generación de contenido.

En octubre, Walmart anunció una alianza con la productoras MGM para crear contenido en video original gratuito que se financiará a través de publicidad.

Por otra parte, AT&T completó después de enfrentar la extrema supervisión de la Suprema Corte por presunto monopolio, la adquisición de Time Warner en junio, que incluye a Warner Bros y HBO para “ofrecer experiencia de entretenimiento mobile-first”.

La compañía busca agregar valor a sus usuarios de telefonía móvil. Según cifras de Statista, la firma de telecomunicaciones poseía el 33.83% del mercado al segundo trimestre del año, ubicándose en la segunda posición como el player más relevante por debajo de Verizon con el 35% de participación.

“Traeremos un enfoque fresco sobre cómo los medios y la industria del entretenimiento debe de trabajar para los consumidores, para los creadores de contenido, distribuidores y anunciantes”, declaró Randall Stephenson, presidente y CEO de AT&T.