fbpx
Bitcoin

4 de enero 2019 | 5:00 am

Las criptomonedas acapararon los reflectores durante el 2018 y no por las razones deseadas. Esos precios altos que se veían un año antes fueron sustituidos por previsiones desalentadoras, que en varias ocasiones dieron por muerto al ecosistema basado en la criptografía.

Y las proyecciones para las divisas virtuales seguirán sin mejorar en 2019.

La firma de seguridad informática Kaspersky augura que las criptomonedas como medio de pago disminuirán aún más debido a las transferencias lentas, un alto precio para la integración y un pequeño número de clientes.

Pero la proyección más reveladora de la compañía rusa es que no habrá retorno a los tipos de cambio tan elevados que se vieron en 2017 y que descendieron el año pasado. 

“Creemos que hay una audiencia limitada para quienes les interesan las criptomonedas, y una vez que se alcance ese límite, el precio no subirá más”, detalló la empresa en un informe. Sin embargo, la tecnología en la que se basan estas monedas virtuales seguirá acaparando la mirada.

El portal especializado en criptodivisas CCN publicó que muchos expertos de la industria son optimistas y confían en que 2019 será un año de gran expansión impulsado por un aumento en las inversiones institucionales.

Pese a la constante caída en el precio, se espera que en los próximos meses incremente la inversión de empresas en blockchain.

Según información de la consultoría PwC, sus principales clientes han invertido cantidades millonarias en esta tecnología y prevén que el gasto continúe.

La demanda de servicios relacionados con la asesoría de blockchain fue de 1,700 millones de dólares en 2018.  

Una encuesta realizada por la consultoría Greenwich Associates mostró que el gasto anual de las formas de servicios financieros en blockchain aumentó 70%. La mayoría de las empresas gastó menos de 500,000 dólares en blockchain, aunque el 11% dijo haber invertido más de 10 millones de dólares.

Según las proyecciones de las consultoras, un número mayor de empresas asignarán más dinero a la tecnología en la que se basa el desarrollo de las criptomonedas. Se espera que para 2022, el gasto anual de inversión en blockchain alcance casi 12,000 millones de dólares.

El derrumbe del bitcoin y otras criptodivisas

La caída del valor de las criptomonedas ayudó a reafirmar las proclamaciones sobre su muerte. Un ejemplo fue el declive en el valor del bitcoin, que en el año se depreció más de 70%.

En enero de 2018 el valor de esta criptomoneda estrella -la primera blockchain existente- arrancó en 13,412 dólares y se redujo hasta 3,740 dólares en el último día de diciembre, de acuerdo al portal Buy Bitcoin WorldWide, sitio encargado de facilitar intercambios de bitcoin en el mundo.

El 5 de febrero se registró la primera caída del precio, ya que se redujo a 6,914 dólares el precio del bitcoin.

En el último año, según Buy Bitcoin WorldWide, el precio del bitcoin cayó 74.32% o 11,247 dólares menos. Aunque, en los últimos cinco años el precio de la primera criptomoneda se incrementó 352.49%, es decir, su precio sumó 3,027 dólares a lo largo de este período.

 Información de Buy Bitcoin WorldWide

En el caso de Ethereum, plataforma basada en blockchain que permite la creación de contratos inteligentes entre pares, también sufrió caídas en su precio durante 2018, según información de Statista. Entre enero y noviembre del año pasado, su precio se redujo 89%, ya que pasó de 1,098 dólares en enero a 117 dólares en noviembre de 2018.

Pablo Beaud, encargado del área de Marketing en el exchange mexicano Bitso, expuso en el blog de la compañía:

Como cierre de este pequeño resumen de lo sucedido en 2018, año que para muchos fue ‘el fin de las criptomonedas’ por su caída radical en el precio, me quiero enfocar en una frase muy utilizada en redes sociales del ecosistema ‘Builders don’t talk about the price’ o ‘Los que están construyendo, no hablan de precio’. Quienes estamos trabajando y desarrollando nuevos proyectos y aplicaciones en esta industria no pensamos en el precio, inclusive evadimos el tema

Beaud planteó que las personas que decidieron entrar al ecosistema de las criptomonedas solo por el precio se han ido retirando del mercado. Consideró que siguen activos quienes creen en el futuro de las criptodivisas.

“Concentramos nuestra atención a los usos y aplicaciones de las mismas”, señaló en la publicación a través de Medium.

Despertó el interés global

Pese al panorama de caídas del precio, surgieron acontecimientos que favorecieron al ecosistema para que las criptodivisas estén al alcance de más personas.

En septiembre de 2018, Bloomberg informó que el mayor broker independiente de Brasil anunció que abrirá una plataforma para intercambio de criptomonedas. Grupo XP, que posee la firma de brokers XP Investimentos, planea apoyar el comercio en bitcoin y ethereum.

En octubre se conoció sobre la versión empresarial de Ethereum del gigante bancario JP Morgan. Se trata de Quorum, una cadena de bloques desarrollada para tokenizar los lingotes de oro. Esto con el fin de rastrear cada etapa de la cadena de suministro para garantizar la pureza del mineral.

Surgimiento de regulaciones

En México, el 2018 fue relevante para las criptodivisas en materia de regulación gracias a la nueva Ley para Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, aprobada en marzo y que entró en vigor en septiembre.

Con la legislación se pretende generar un marco regulatorio en torno a las nuevas industrias tecnológicas financieras, como lo son los exchanges de criptomonedas.

Sin embargo en julio, a unos meses del hackeo al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) se publicó en el Diario Oficial de la Federación un documento en el que se establecieron nuevas disposiciones que afectaron a los mexicanos, como Bitso y Volabit.

El Banco de México sentenció que se debía elevar la atención en los recursos. El organismo argumentó que los 300 millones de pesos que habían sido robados en el ciberataque al SPEI podían utilizarse para adquirir activos virtuales o criptodivisas sin la identificación de los clientes asociados a las operaciones.

A los exchanges, la modificación en la regulación les pareció desproporcionada al provocar problemas en las plataformas de compras de criptodivisas. Incluso, Volabit tuvo bajas en el número de transacciones.

Es por eso que, en noviembre, los participantes del ecosistema en México decidieron unir fuerzas al crear la Asociación Blockchain México, integrada por empresas como Bitso, Volabit, la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) y GBM.

La intención es crear un diálogo y acercamiento con los reguladores previo al lanzamiento de regulaciones que afecten el desarrollo de la industria tecnológica financiera en el país.