Obra de arte digital Beeple

11 de marzo 2021 | 1:35 pm

Una obra de arte digital se vendió este jueves por casi 70 millones de dólares en Christie’s, en la primera venta de una importante casa de subastas de una obra que no existe en forma física y una muestra del auge que viven los NFT.

“Everydays: The First 5000 Days” (“Todos los días: los primeros 5,000 días”) es una obra digital del artista estadounidense Mike Winkelmann, conocido como Beeple. Se trata de un collage de 5,000 imágenes individuales que se realizaron a lo largo de más de 13 años.

La venta de la obra, por un récord de 69.3 millones de dólares, es la mayor en la historia para una obra totalmente digital y colocó a Beeple entre los tres artistas vivos con las obras más valiosas, dijo Christie’s en un tuit.

El trabajo tiene la forma de un nuevo tipo de activo digital, un Token No Fungible (NFT, por sus siglas en inglés), que certifica su originalidad y propiedad. El mercado de NFT se ha disparado en los últimos meses a medida que los entusiastas e inversionistas utilizan su dinero ahorrado para comprar artículos que existen en línea.

El mecanismo, creado en 2017, abarca cualquier objeto virtual con identidad, autenticidad y trazabilidad en teoría indiscutibles e inviolables, gracias a la tecnología llamada “blockchain”, utilizada para criptomonedas como el bitcoin.

El mes pasado, un videoclip de 10 segundos que presentaba una imagen de un Donald Trump caído, también de Beeple, se vendió por 6.6 millones de dólares en un mercado de NFT llamado Nifty Gateway.

“Sin los NFT, legítimamente no había forma de coleccionar arte digital”, dijo Beeple, quien se especializa en arte digital irreverente que explota temas como la tecnología, la riqueza y la política estadounidense.

Consultado sobre qué pensaba de las ofertas multimillonarias por su trabajo, el diseñador gráfico de 39 años, quien ha creado imágenes de conciertos para estrellas como Justin Bieber, One Direction y Katy Perry, dijo que no tenía palabras.

“No lo sé (…) tal vez puedas poner un emoji en la historia”, dijo. “Es muy loco”, agregó.

Actualmente, Jack Dorsey está subastando el primer tuit de la historia. La puja más alta por este NFT es de 2.5 millones de dólares.

Cinco obras más caras de artistas vivos

La obra digital de Beeple se situó entre las cinco más caras de artistas vivos vendidas en subastas, una clasificación que incluye comisiones y honorarios, pero que no tiene en cuenta las ventas privadas.

“Rabbit” (Jeff Koons)

“Rabbit” de Jeff Koons, una escultura de acero de 104 centímetros de un conejo inflable, fue subastada en mayo de 2019 por 91.075 millones de dólares por la casa de remates Christie’s en Nueva York.

Este precio de venta es cuatro veces inferior al récord alcanzado por el “Salvator Mundi” de Leonardo da Vinci, la obra de arte más cara del mundo adquirida por 450 millones de dólares en 2017 por el Louvre de Abu Dabi.

“Portrait of an Artist” (David Hockney)

La obra “Portrait of an Artist (Pool with two figures)” del pintor británico David Hockney se adjudicó por 90.3 millones de dólares en noviembre de 2018 en Christie’s en Nueva York.

En este lienzo de gran formato, un hombre elegante está de pie al borde de una piscina, mirando pensativo a otro nadar bajo el agua en su dirección, con un paisaje idílico de árboles y montañas como telón de fondo.

“Everydays: The First 5000 Days” (Beeple)

El collage del artista estadounidense logró un récord de venta para una obra totalmente digital.

“Ballon Dog” (Jeff Koons)

El provocador artista pop Jeff Koons ya estableció en 2013 un récord para la obra más cara de un artista vivo, con su “Balloon Dog (Orange)”, adjudicada por 58.4 millones de dólares en Nueva York.

La obra es una escultura de 3 metros de alto representando un perro hecho con un globo.

“Hurting the Word Radio #2” (Ed Ruscha)

“Hurting the Word Radio #2”, un óleo sobre lienzo del estadounidense Ed Ruscha, encontró un comprador en Christie’s en noviembre de 2019 en Nueva York por 52.5 millones de dólares.

La obra de 1.5 metros por 1.4, pintada en 1964, representa la palabra “radio” escrita en grandes letras mayúsculas amarillas, algunas distorsionadas por tornillos de apriete, sobre un fondo azul cielo.

Con información de Reuters y AFP