fbpx

14 de abril 2019 | 5:00 am

Monitorear un embarazo no es tarea fácil, sin embargo, hoy en día la tecnología ayuda en ello.

Ovia es una de las aplicaciones que ayuda a las mujeres a monitorear sus síntomas, funciones corporales, medicamentos, estado de ánimo y hasta apetito sexual ¿El problema? La ética con que se manejan esta -y otras aplicaciones- no es la mejor, y estos datos terminan siendo propiedad de terceras partes.

Así comenzó el caso de Diana Diller, una mujer 39 años que se dedica a organizar eventos en Los Ángeles para la compañía de videojuegos Activision Blizzard.

Cuando Diller le comunicó a sus empleadores acerca de su embarazo ellos le ofrecieron la app, misma que Diller utilizó hasta que dio a luz la primavera pasada, registrando incluso los primeros datos médicos en línea de su bebé, incluido su nombre, su ubicación y si había habido alguna complicación, antes de abandonar la sala de recuperación del hospital.

Cuando sus jefes ofrecieron darle un dólar diario en tarjetas de regalo por el uso de esta tecnología ella lo vio como un muy buen ahorro para comprar pañales y cosas que el bebé utilizaría, sin saber que su jefe pagaba para obtener acceso a los detalles íntimos de la vida personal de sus trabajadores, desde los meses de su primer intento hasta su maternidad.

“Tal vez soy ingenua, pero pensé que era un refuerzo positivo: están tratando de ayudarme a cuidarme”, dijo Diller al Wall Street Journal.

Ovia también se ha convertido en una poderosa herramienta de monitoreo para los empleadores y las aseguradoras de salud, que bajo la bandera del bienestar corporativo han presionado agresivamente para reunir más datos sobre la vida de sus trabajadores más que nunca antes.

Los empleadores que pagan a la desarrolladora de las aplicaciones, Ovia Health, pueden ofrecer a sus trabajadores una versión especial de las aplicaciones que transmiten sus datos de salud, en forma agregada y sin identificación, a un sitio web interno al que pueda acceder el personal de recursos humanos.

Las compañías lo ofrecen junto con otros beneficios de salud e incentivan a los trabajadores a que aporten la mayor cantidad de información posible sobre sus cuerpos, diciendo que los datos pueden ayudar a las compañías a minimizar el gasto en atención de la salud, descubrir problemas médicos y planificar mejor los próximos meses.

Alentada por la popularidad de Fitbit y otras tecnologías de rastreo, Ovia se ha comercializado como uno de los hitos más antiguos de la existencia humana en la era digital.

Al dar consejos y comentarios sobre el progreso de las madres, dijeron los ejecutivos, Ovia ayudó a las mujeres a concebir después de meses de infertilidad e incluso salvó la vida de mujeres que de otra manera no se habrían dado cuenta de que estaban en riesgo.

Los defensores de la salud y la privacidad dicen que esta nueva generación de herramientas de “vigilancia menstrual” está empujando los límites de lo que las mujeres compartirán sobre uno de los momentos más sensibles de sus vidas.

Las aplicaciones están diseñadas en gran medida para beneficiar no a las mujeres, sino a sus empleadores y aseguradoras, quienes obtienen un nuevo punto de referencia en el que evaluar a sus trabajadores al considerar los próximos pasos para sus familias y carreras, aseguraron expertos al WSJ.

A los expertos les preocupa que las empresas puedan usar los datos para aumentar el costo o reducir la cobertura de los beneficios de atención médica o que la información íntima de las mujeres pueda verse expuesta en violaciones de datos o riesgos de seguridad.

Una industria multimillonaria

Los cuerpos de las mujeres han sido retratados como especialmente lucrativos: la firma consultora Frost & Sullivan dijo que el mercado “femtech”, incluidas las aplicaciones de seguimiento de la menstruación, la nutrición y el bienestar sexual de las mujeres, podría valer hasta 50,000 millones para 2025.

Con más de 10 millones de usuarios, los servicios de rastreo de Ovia son ahora algunas de las aplicaciones médicas más descargadas en los Estados Unidos, y la compañía dice que ha recopilado miles de millones de puntos de datos.

“Uno de los conjuntos de datos más grandes sobre la salud de las mujeres en el mundo junto con competidores como Glow, Clue y Flo, las aplicaciones de seguimiento de la época y el embarazo han recaudado cientos de millones de dólares de los inversores y cuentan con decenas de millones de usuarios cada mes”, destaca el diario especializado.

La trampa de términos y condiciones

Al igual que cada vez que se alega el mal uso de datos por parte de una tecnológica, Ovia no es la excepción y argumenta que las mujeres dan su entero consentimiento al aceptar los términos de la aplicación.

Las mujeres que usan Ovia deben dar su consentimiento a sus “términos de uso” de 6,000 palabras, que le otorgan a la empresa una “licencia libre de derechos, perpetua e irrevocable en todo el universo” para “utilizar y explotar” su información personal no identificada. para investigación científica y para “fines de mercadeo externos e internos”. Ovia también puede “vender, arrendar o prestar información personal agregada a terceros”, agrega el documento.

Y aunque los datos se vuelven anónimos, también se teme que las compañías puedan identificar a las mujeres basándose en información transmitida en forma confidencial, especialmente en lugares de trabajo donde pocas mujeres están embarazadas en un momento dado.