31 de diciembre 2018 | 3:15 pm

Advertisement

El 2018 fue retador para varios de los ejecutivos de empresas de tecnología. ¿Se repetirá la historia en el año que comienza? 

Algunos, como Jack Ma de Alibaba fueron testigos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Otros, como Mark Zuckerberg, fueron sometidos al escrutinio público por el actuar de su compañía, mientras que en el caso de Elon Musk, los inversionistas cuestionaron su capacidad para dirigir Tesla.

Entre la espada y la pared

En marzo del año pasado, las tensiones políticas entre Estados Unidos y China desencadenaron una guerra comercial que sacudió a diversas industrias, entre ellas la del comercio electrónico.

Uno de los primeros golpes fue el que dio el gobierno del presidente Donald Trump. En mayo, el mandatario informó la implementación de aranceles a importaciones chinas valoradas en 50,000 millones de dólares a productos de tecnología y propiedad intelectual.

El 15 de junio, día en el que Trump publicó la lista final de aranceles que aplicarían a los productos chinos, los papeles de Alibaba cotizaban en los 208 dólares por acción. Para el 31 de diciembre, la acción acumulaba una pérdida del 30% a 144 dólares.

La fortuna de Jack Ma también vio una reducción. Mientras que el 31 de diciembre de 2017, la riqueza de Jack Ma era de 45,400 millones de dólares, este mismo día pero de 2018 alcanzó los 36,000 millones de dólares, es decir, un total de 9,400 millones de dólares menos.

El fundador y CEO de Alibaba dijo durante un evento este año que la guerra comercial entre ambos países podría durar hasta 20 años.

El comercio no es una arma, no puede ser usado en una guerra

comentó Ma.

El primero de diciembre, medios reportaron que Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, acordaron no imponer más aranceles a partir del primer día de 2019.

Se le fue el año ‘volando’

Otro de los ejecutivos que vivió un 2018 desafiante fue Elon Musk.

El fundador y CEO de Tesla tomó durante este año una actitud que puso en duda su capacidad para dirigir al fabricante de coches eléctricos.

Uno de los casos que sacudió a los inversionistas de la compañía fue el hecho que el ejecutivo fumara marihuana durante un programa en vivo por internet.

Para ese entonces, Musk enfrentaba una extrema presión para llegar a la producción de autos que se había planteado.

Otro de los comportamientos de Musk fue el anunciar que buscaba hacer de Tesla una compañía privada. De acuerdo con investigaciones de la SEC, la intención del ejecutivo era que los papeles de Tesla alcanzaran un valor de 420 dólares, un número que hace referencia a la marihuana en la subcultura de las drogas.

Durante el año, Musk también fue criticado por tomar un comportamiento agresivo hacia los inversionistas de la empresa durante una llamada en donde solicitó que se le hicieran preguntas interesantes.

Pese a la actitud errante de Musk, el ejecutivo logró un hito en el año: la rentabilidad de Tesla por primera vez en su historia.

El villano de la película

Ni Jack Ma y Elon Musk pasaron un mal año como el que tuvo Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook.

Casi desde que inició 2018, las malas noticias lo hicieron sudar.

En febrero se dio a conocer que la Agencia Rusa de Investigación de Internet desarrolló perfiles falsos en Facebook y en Instagram para generar conflicto entre el electorado estadounidense previo a las elecciones presidenciales, en las que Donald Trump resultó vencedor. 

En marzo, los encabezados se centraron en otra noticia: la injerencia de Cambridge Analytica y la participación de Facebook en el uso de datos de miles de estadounidenses para dirigir campañas y cambiar la decisión de voto.

Después se conocería que los servicios de la firma de análisis habrían sido contratados por dependencias de gobierno rusas.

Te puede interesar: Bezos, el único ‘techie’ que no perdió en 2018

Un mes después, Zuckerberg se sentó en la silla de los castigados en el Congreso para testificar frente a legisladores por el actuar de la plataforma que posee más de 2,000 millones de usuarios.

La segunda mitad del año tampoco fue buena para Zuckerberg. En septiembre se dio a conocer una falla que permitió que atacantes tuvieran acceso a información personal de más de 30 millones de usuarios.

Y por si fuera poco, en diciembre se dio a conocer que un ‘bug’ en Facebook permitió que desarrolladores accedieran a las fotos de 6.8 millones de usuarios de la plataforma.

Otro de los mayores escándalos de Facebook también se dio a conocer el último mes del año, cuando una investigación del diario The New York Times halló que la red social dio “permisos especiales” para que grandes corporaciones accedieran y utilizaran información de millones de usuarios.

Adicional a los escándalos de su empresa, el patrimonio de Zuckerberg fue testigo también de una disminución. El directivo perdió durante el año 19,900 millones de dólares pues mientras que el 31 de diciembre de 2017 su fortuna era de 72,800 millones de dólares, el mismo día de este año alcanzó los 52,900 millones de dólares.

Advertisement