1 de octubre 2020 | 5:00 am

Advertisement

La nueva normalidad ha hecho indispensable que los niños, jóvenes y adultos tengan las habilidades digitales necesarias para lidiar con el hecho de estar permanentemente conectado ante la pandemia, sin lo cual, será más complejo lidiar con otros desafíos propios de la era del Internet.

Durante la administración del entonces presidente Felipe Calderón, la Secretaría de Educación Pública (SEP) emitió un programa denominado ‘Habilidades digitales para todos’, cuyo principal objetivo era “contribuir a mejorar el aprendizaje de los estudiantes de educación básica propiciando el manejo de TIC en el sistema educativo mediante el acceso a las aulas telemáticas”.

Este plan pretendía que los estudiantes de primaria y secundaria lograran tener habilidades de informática y Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Sin embargo, poco más de una década y una pandemia después, los alumnos de educación básica -los que pueden- están tomando clases a través de la TV.

La alfabetización digital es uno de los principales desafíos en México, planteados incluso mucho antes de la pandemia, lo que, de acuerdos con especialistas de la industria, no solo no se ha logrado, sino que será determinante para la generación que está desarrollándose desde la tecnología, como no había ocurrido antes.

Tampoco sirve de nada tener conectividad y el equipo correspondiente, si las personas no tienen las habilidades digitales suficientes para poder interactuar con estas nuevas plataformas y sacar los beneficios que les puedan dar, tanto en términos económicos como en crecimiento social y educativo

Ana de Saracho O’Brien, directora de Regulación en Telefónica México

El estudio Connecting Humanity de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) revela que, a nivel global, las inversiones necesarias para lograr el acceso universal a la banda ancha
conectividad para 2030 ascienden a 428,000 millones de dólares.

De esta cifra, se requieren alrededor de 40,000 millones de dólares solo para habilidades digitales y contenido.

Si bien la pandemia ha ayudado a dar un gran salto hacia la transformación digital, es necesario  acercar a niños, jóvenes y adultos a las herramientas emergentes, aunado a que hay muchos retos asociados, dado que el canal donde se educa o labora virtualmente es internet.

Internet es un medio de por sí hostil, que se planteó con una visión muy romántica de compartir información, pero que no ha sido concebida como algo seguro, dijo a EL CEO Adriana García, Country Manager de Forcepoint.

Bajo esa lógica,  si se introduce a un niño a un adolescente en un mundo hostil, es de primera importancia revisar los riesgos a los que está expuesto, pues al vivir una realidad digital puede ser víctima de un contenido inapropiado o de ser contactado por ciberdelincuentes.

En ese sentido, la especialista señaló que hay tantos riesgos asociados que se tienen que abordar como una prioridad que esencialmente tendrían que ser atendidos a nivel gobierno, bajo una ley que ampare o pueda accionar.

Pero la responsabilidad no recae en un solo lado. Para García, también como mentores de menores o adultos con acceso a la tecnología, se deben de tener en el radar herramientas de ciberseguridad que ayuden a  los menores a estar protegidos.

Las deficiencias restan competitividad, lo que daría nuevas generaciones con desventaja frente a otros países con un mayor avance tecnológico o una mejor cultura de seguridad. Por ello, estas nuevas herramientas para la vida digital deben ir evolucionando, porque ya no hay un regreso

Adriana García, Country Manager de Forcepoint

La especialista vaticina que, probablemente, la educación virtual crecerá más en los últimos años y, por ello, considera de suma importancia reconocer los componentes tecnológicos que pueden ayudar a evitar que se cometan errores y trabajar para evitarlos.

Advertisement