5 de noviembre 2018 | 5:00 am

Advertisement

Grin Scooters, la startup mexicana de monopatines compartidos emprendió un camino muy similar al que le permitió a la china de transporte bajo demanda Didi Chuxing competir contra Uber.

¿Podrá replicar lo mismo con Bird o Lime, empresas valuadas en más de 1,000 millones de dólares y que ya tienen presencia en México?

En el caso de Didi hubo momentos clave que le permitieron consolidarse, ser un competidor relevante de Uber y comprarle su negocio en China para liderar el mercado asiático.

Grin pretende seguir uno a uno los pasos de la estrategia que aplicó el unicornio valuado actualmente en más de 50,000 millones de dólares.

La compañía fue fundada en julio por Sergio Romo y Jonathan Lewy. De inmediato, logró acaparar la cartera de los inversionistas. Su primera ronda de capital semilla se dio ese mismo mes por un monto de siete millones de dólares, de acuerdo con datos del sitio de información de inversiones, Crunchbase.

En septiembre, dos meses después de su arranque, la compañía logró levantar 20 millones de dólares más.

Y un mes después, en octubre, la empresa anunció el cierre de una nueva inyección de capital serie A por 45.7 millones de dólares, en la que participaron instituciones como la aceleradora 500 Startups, los fondos Liquid2 Ventures y Sinai Ventures.

La estrategia de Didi

En 2012, un año después de que Didi Chuxing fuera creada, Uber llegó a China. Para ese entonces, la estadounidense ya era una compañía valuada en 3,500 millones de dólares.

Con el objetivo de fortalecerse y estar al mismo nivel para competir contra la empresa de Travis Kalanick, decidió hacer un joint venture en 2016 con Kuaidi Dache, uno de sus principales competidores en dicho país.

El movimiento le permitió a Didi y a Kuidai levantar una ronda de 4,000 millones de dólares de inversionistas, como Tencent y Apple.

En el caso de Grin, las rondas vinieron antes y las alianzas con otros participantes, después.

En entrevista con EL CEO, Sergio Romo asegura que tras la última ronda de inversión, Grin alista una expansión por la región “a todas las ciudades que pueda llegar”.

Desde su fundación, la empresa ha recaudado 72.7 millones de dólares. Los recursos, dice Romo, se enfocarán en la ampliación del servicio por Latinoamérica.

Frente a frente contra otras ‘ruedas’

Grin ya enfrenta en México a Bird, valuada en 2,000 millones de dólares y a Lime, cuyo valor rebasa los 1,000 millones de dólares.

 Lo mejor que puede hacer Grin es incrementar su base de usuarios, seguir con el levantamiento de capital y pensar en una joint venture 

Joan Segura, CEO de Play Business, una plataforma de fondeo colectivo para empresas.

Grin ya realizó alianzas en la región. Primero con Rappi, para que a través de la aplicación de la startup colombiana se pueda también hacer uso de los patines en ese país.

En octubre anunció otra alianza con la plataforma de scooters compartidos Ride, que opera en Sao Paulo.

En el caso de Didi, las rondas de inversión y la alianza empujaron a la empresa para consolidarse en China. Bastaron solo tres años desde el arribo de Uber para que Didi se hiciera del negocio de la estadounidense en su país.

Romo dice que en la Ciudad de México la empresa posee 70,000 usuarios registrados y el número se espera vaya en aumento, mientras la compañía se expande a más barrios. En agosto, este número era de 5,000.

Para el cierre de 2018, el fundador prevé que estén en operación más de 20,000 patines en las diferentes ciudades en las que inicie operación. Mientras que en cinco y diez años, la visión es aún más ambiciosa.

El fundador quiere posicionar a Grin como una empresa global.

La regulación no es un obstáculo

Hace unos días, la Secretaría de Movilidad anunció el lanzamiento de un programa piloto que busca regular a las compañías que ofrecen los servicios de monopatines compartidos.

Romo menciona que la empresa ya es parte del programa piloto y considera que más allá de afectar a Grin, beneficia a la industria.

“No vemos retos sobre el tema de la regulación, ya que buscamos trabajar de la manera más armoniosa posible con los gobiernos de las ciudades”, menciona el ejecutivo.

Advertisement