7 de mayo 2021 | 5:58 pm

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) celebró que el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito revocara la suspensión provisional al amparo interpuesto por Bayer, dueña de Monsanto, contra la la ley impulsada por el gobierno que busca prohibir gradualmente el herbicida a base de glifosato.

“El resolutivo (del Tribunal) fue emitido el pasado 3 de mayo, declarando procedente negar la suspensión provisional solicitada por la parte quejosa, ya que no se cumple con el requisito previsto en el artículo 128, fracción II, de la Ley de Amparo, pues de concederse la medida cautelar, se afectarían disposiciones de orden público en perjuicio del interés de la sociedad”, indicó la dependencia en un comunicado.

La farmacéutica alemana, uno de los principales fabricantes mundiales de glifosato, anunció el pasado abril que un juez mexicano falló a su favor en un recurso de amparo provisional, pero el caso continuaba en curso a la espera de una resolución definitiva.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, emitió un decreto a finales del año pasado que instruye a las entidades y dependencias federales a sustituir el uso, compra, distribución e importación del glifosato para 2024, uniéndose a otros gobiernos que han intentado restringir su uso, entre ellos Alemania.

Además, el órgano colegiado consideró que actualmente los efectos del decreto no implican la prohibición ni sanción del uso de glifosato por parte de particulares, sino que se dispuso “el abandono gradual del glifosato por alternativas sostenibles y culturalmente adecuadas que permitan mantener la producción y resulten seguras para la salud humana, la diversidad biocultural del país y el ambiente”, de acuerdo con el comunicado.

El herbicida es utilizado para maximizar la productividad de los cultivos al matar la maleza que crece a su alrededor. La agroindustria nacional ha levantado la voz contra la prohibición del producto y argumenta que pone en riesgo la producción de alimentos y que elevaría su precio.

En tanto, científicos consideran que esta mejora a la productividad del campo trae afectaciones a la salud humana, así como una la contaminación del medio ambiente.

De acuerdo a la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores Agroquímicos (UMFFAAC) y la organización Protección de Cultivos, Ciencias y Tecnología (Proccyt) los herbicidas a base glifosato son utilizados en el 65% de las áreas cultivadas en México, lo que equivale a 16.1 millones de hectáreas repartidas entre 117 cultivos diferentes.

Organizaciones como Greenpeace México y la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País exhortaron en días pasados a no otorgar la suspensión definitiva a Bayer y piden lo mismo para el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), que también obtuvo una suspensión provisional por parte de un juez y está a la espera de una audiencia incidental el 11 de mayo para definir si obtiene la suspensión definitiva.