fbpx

22 de marzo 2019 | 5:00 am

Si a la Unidad Especializada en Análisis Financiero (UEAF) de la Fiscalía General de la República (FGR) le llegara una carpeta de investigación el mismo día que un niño entra a la primaria, el caso cerraría aproximadamente cuando éste haya salido de la preparatoria.

La UEAF es una de las células de más reciente creación dentro del aparato de procuración de justicia federal y, también, la que tiene una tendencia de resolución de casos por año en toda la Fiscalía General de la República, de acuerdo con datos de la organización México Evalúa. Por ello, de seguir con los mismos recursos – humanos y físicos – que tiene actualmente, se tomaría unos 12 años en liquidar las averiguaciones pendientes.

Si bien esta es la unidad que resuelve menos casos por año, en general acabar con el rezago actual de la FGR tomará alrededor de 13 años, estimó en marzo María Novoa, coordinadora del programa de Justicia de México Evalúa durante la presentación del informe De PGR a FGR: lineamientos hacia la transición.

La pista del dinero

La célula de investigaciones financieras “es la única instancia competente para el diseño, ejecución de sistemas y mecanismos de análisis de la información financiera y contable relacionada con hechos constitutivos de delitos fiscales, financieros y de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, señala la entonces Procuraduría General de la República en su informe de labores 2016-2017.

La UAEF nació en 2013 y es una de las unidades más jóvenes de la ahora FGR.

La decisión de crear esta célula surgió luego de que el 17 de octubre de 2012, el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa expidió la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

Actualmente, la UEAF realiza sus propias investigaciones y ayuda a unidades administrativas en delitos fiscales, financieros y relacionados con dinero ilícito.

En su primer año de operaciones, 2014, la célula atrajo únicamente dos averiguaciones previas. En los dos años siguientes, se adjudicó 39 y 52 casos respectivamente, de acuerdo con cifras públicas de la ahora extinta PGR.

Hasta octubre de 2018, la UEAF tenía 83 averiguaciones pendientes. Estas representan 0.55% del total de la FGR.

Entre los casos que ha atraído está la acusación por lavado de dinero del exgobernador de Chihuahua César Duarte. El año pasado, la averiguación fue terminada y se decidió el no ejercicio de la acción penal contra el exmandatario debido a que no se encontraron elementos suficientes para respaldar los cargos, según consta en oficio  PGR-UEAF/DG/582/2018.

El artículo noveno transitorio de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República establece que el fiscal deberá contemplar dentro de su Plan Estratégico de Transición cómo dar trámite a los casos pendientes. Sin embargo, todavía no está claro cuál es el proceso para hacerlo, ni los tiempos que llevará a las distintas áreas de la institución llevar a cabo sus tareas.