fbpx

22 de marzo 2019 | 5:00 am

Acapulco. – El gobierno mexicano y el sector financiero viven su propia ‘luna de miel’ y con ella una larga lista de iniciativas que pretenden darle una nueva cara al sector. ¿La prioridad? El segmento de la banca popular y social. 

Los discursos de los funcionarios y empresarios que este jueves inauguraron el primer día de la 82 Convención Bancaria si bien reafirman la intención de alinear la visión y objetivos de negocio y políticas públicas, esta convergencia apunta a ser retadora. 

Adalberto Palma, nuevo presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, precisó que ésta debe darse desde ambos lados del mostrador a través de una regulación diferenciada, mediante el reconocimiento de los diferentes modelos de negocio, pues no puede significar un pretexto para frenar la oportunidad de cambio.

“Así podríamos ampliar de modo más efectivo la inclusión financiera y apoyar la actividad productiva de medianos, pequeños y microempresarios, donde existe un claro potencial de crecimiento”, dijo Palma, quien por primera vez emitió un discurso desde que asumió el cargo al frente de la CNBV.

Palma reafirmó su optimismo al asegurar que sí pueden idearse nuevas formas de hacer negocio, rentable y transparentemente, “con una intermediación financiera más eficiente y eficaz”.

Quien no dio su brazo a torcer justo en un nuevo modelo de negocio que cobra relevancia en México fue el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, al referirse al manejo y operación de los activos virtuales.

“El Banco de México considera conveniente mantener una sana distancia entre los activos virtuales y el sistema financiero, dados los riesgos que estos entrañan para el usuario, las instituciones y el sistema en su conjunto”, expresó Díaz de León, quien inmediatamente agregó que sigue siendo de su interés permitir el uso de nuevas tecnologías tendientes a mayor eficiencia.

El 8 de marzo, Banxico publicó en el DOF una circular en la que limita el uso de activos virtuales solo para operaciones internas en las instituciones de tecnología financiera (ITF) y no hacia el público en general, lo que tendrá repercusiones en las empresas mexicanas del giro.

Lee más sobre el golpe del banco central a las empresas cripto

La identidad única: el futuro

El uso de los Fondos de Estabilización para pagar los vencimientos de deuda de Pemex no fue el único adelanto que dio en el marco de la convención el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera.

El funcionario compartió que el gobierno trabaja para crear un nuevo estándar de identificación nacional único que cubra a toda la población mexicana desde su nacimiento, que permita realizar transacciones de forma más segura.

“Pero también para hacer muchos tipos de trámites, lo que necesitamos en México es tener un estándar de identificación nacional único”, adelantó Herrera. El proyecto lo trabaja Hacienda en conjunto con la secretaría de Gobernación.

De acuerdo con datos del Banco Mundial, 1,000 millones de personas en todo el mundo no pueden demostrar su identidad y eso les limita el acceso a servicios financieros e incluso de telefonía.

Actualmente la credencial del INE cubre esta función, pero sólo a partir de los 18 años. El objetivo a largo plazo, dijo Herrera, es que México esté a la vanguardia y cuente con la identificación fundacional; es decir, el hecho de que cualquier mexicano desde el momento que nace tenga derecho a una identificación.

En Europa, por ejemplo, el tema avanza a pasos agigantados; en 2018, la Comisión Europea aprobó la Identidad Digital Única, lo que significa que los ciudadanos ya pueden aperturar cuentas bancarias en cualquier país de la comunidad sin una identificación o presencia física.

Los tres lastres

En esta luna de miel, no todo es sobre hojuelas. El subsecretario de Hacienda recordó a los asistentes que persisten tres problemas interconectados: la falta de profundidad del sistema financiero, la falta de inversión y la informalidad

¿El héroe al rescate? El sistema bancario. Herrera aseguró que las iniciativas son compartidas entre el gobierno y el gremio.

“No es sorpresivo que por eso una de las primeras iniciativas que lanzó esta administración de manera conjunta entre Hacienda, Banxico y la Asociación de Bancos de México fue el programa de fortalecimiento al sector financiero, que lanzamos el pasado 8 de enero”. A este programa lo definió como uno “extraordinariamente ambicioso”.