7 de enero 2022 | 5:04 pm

La reforma eléctrica que busca llevar a cabo el gobierno requerirá una inversión inicial de 66,000 millones de pesos para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pueda cubrir la demanda de energía, advirtió el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Este requerimiento presionará aún más las finanzas públicas, junto con los recursos que se necesitarán para mantener el subsidio de las tarifas eléctricas a los hogares que se aplica actualmente, advirtió Valeria Moy, directora general del IMCO.

Al participar en el seminario de Perspectivas Económicas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Moy explicó que el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2022 contempla 73,000 millones de pesos para compensar las pérdidas por el subsidio de CFE y que de aprobarse la reforma, este subsidio tendría que ir aumentando.

¿Cuánto? Lo iremos viendo conforme vaya avanzando. Pero no solo el subsidio elevaría la presión de las fianzas públicas, sino que, para que la CFE pudiera darse abasto con la demanda -que incrementará- tendrá que invertir en nuevas plantas o en renovar las plantas que tiene y hacer inversiones que hoy no tiene contempladas

señaló.

Subsidio atorará más el presupuesto

Según una estimación realizada por el IMCO, con datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y del Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen), esta inversión requerida sería de 66,000 millones de pesos en una etapa inicial.

“Podría bajar al año siguiente y empezar a subir de forma consistente. Pero esto es adicional al subsidio para poder mantener los precios”, aclaró Moy.

Destacó que de no realizarse estas inversiones, la CFE no podría cumplir la demanda de electricidad, ya que la reforma busca que esta empresa genere 54% de la electricidad y que el 46 por ciento restante lo aporten las empresas privadas.

La directora del IMCO dijo que de aprobar la reforma, México estará legislando en contra de la competitividad y tomando decisiones en contra de los avances tecnológicos, del medio ambiente y del bienestar de los ciudadanos.

Sin infraestructura y energéticos buenos, bonitos y baratos, en cualquier escenario de crecimiento económico, no podremos ser competitivos

mencionó.