fbpx

6 de septiembre 2019 | 9:38 am

El flujo migratorio de indocumentados a Estados Unidos, mayormente de centroamericanos, se redujo 56% entre junio y agosto, por lo que México descarta una amenaza arancelaria por parte de Washington, afirmó este viernes el canciller Marcelo Ebrard.

No espero que haya amenaza arancelaria (…) porque no se entendería (…) si hay una reducción de 56% en tres meses,

declaró Ebrard en la conferencia matutina del presidente López Obrador

A finales de mayo, el presidente Donald Trump anunció que impondría aranceles de forma gradual a partir del 10 de junio a productos mexicanos porque a su juicio el gobierno no actuaba de forma eficaz para detener la entrada de migrantes a Estados Unidos.

Sin embargo, el 7 de junio el presidente republicano informó de la suspensión de las medidas arancelarias, luego de que el gobierno de México firmara un acuerdo con Estados Unidos para endurecer el paso de migrantes.

“Nosotros estamos acreditando que la estrategia que México planteó ha sido exitosa, que no conviene cambiar esa estrategia”, dijo Ebrard.

Será el próximo martes cuando el canciller tenga una reunión con funcionarios estadounidenses en Washington para revisar un acuerdo migratorio que ya cumplió 90 días.

El funcionario manifestó que México seguirá invirtiendo en programas sociales en el sur del país, así como en Guatemala, Honduras y El Salvador, países centroamericanos de donde salen más migrantes hacia Estados Unidos.

Reiteró que México no aceptará ser tercer país seguro, es decir, acoger a los indocumentados que pidan asilo en Estados Unidos y que ha sido uno de los principales reclamos de Washington en estas negociaciones.

“La estrategia mexicana está funcionando, no vamos a aceptar ser tercer país seguro (…) porque va en contra de los intereses de México. Es injusto para nuestro país”, subrayó.

Dijo desconocer si Washington insistirá en este reclamo durante la reunión del martes, “pero la respuesta de México ya la conocen”.

Expresó que reiterará ante los funcionarios estadounidenses que la estrategia para combatir la migración irregular debe ser fomentar el desarrollo económico de América Central.

“Queremos que sea una relación de amistad, de cooperación para el desarrollo de ambos países”, agregó López Obrador.

México se comprometió con Estados Unidos a tomar “medidas sin precedentes” para frenar la migración El compromiso implicó el despliegue de 25,451 efectivos en sus fronteras norte y sur para controlar el paso de oleadas de migrantes.

Tras el acuerdo del 7 de junio, se realizó una primera evaluación a los 45 días y se acordó una segunda a los 90, que se realiza la próxima semana en Washington.

Trump, que ha hecho del discurso contra la migración uno de los temas dominantes de su gobierno, se ha declarado hasta ahora satisfecho con las acciones.

Con información de Reuters y AFP