fbpx

7 de marzo 2019 | 5:00 am

La planta de la cervecera Constellation Brands en Mexicali está, una vez más, en el ojo público.

Este lunes, el Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE) de Baja California declaró intrascendente e improcedente un plebiscito solicitado por organizaciones civiles para conocer la opinión popular sobre el permiso otorgado por la empresa para construir y operar una planta en el Valle de Mexicali.

Un día antes, la Comisión de Participación Ciudadana y Educación Cívica del organismo había resuelto intrascendente la aplicación de la consulta.

“En Constellation Brands respetamos la resolución del Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC), quien resolvió intrascendente e improcedente la solicitud de plebiscito y reconocemos a los Consejeros por haber concluido este con apego a la ley y respetando en todo momento el Estado de Derecho”, dijo la firma en un comunicado tras conocerse el fallo.

Sin embargo, este fue solo un capítulo más de desencuentros entre las organizaciones civiles locales y la firma por la instalación de la planta, que se extienden desde hace más de tres años.

La batalla por el agua

Constellation Brands anunció la construcción de la planta de Mexicali en enero de 2016. Desde el año previo había mantenido pláticas con los gobiernos locales para asentar su planta en la zona.

El 22 de abril de 2015, Economic Incentives Group informó sobre su intención de desarrollar en Baja California “el proyecto denominado Gateway, para la elaboración, distribución y venta de productos de exportación en su ramo de alimentos y bebidas…”, para lo que requeriría  hasta 20 millones de metros cúbicos de agua, de acuerdo con documentos oficiales disponibles en la página de la organización civil opositora al proyecto Mexicali Resiste.

Desde que se anunció el proyecto, organizaciones civiles como Mexicali Resiste, se oponen, ya que consideran que el proyecto tiene irregularidades y aumentaría el estrés hídrico en la zona.

En abril de 2017, el Congreso del Estado de Baja California aprobó la desincorporación de los terrenos de la fábrica; la concesión del suministro de agua se solicitó con un Manifiesto de Impacto Ambiental que ha sido cuestionado por académicos de la región.

“La cervecera utilizará solo 1.75 millones de metros cúbicos anuales de agua para producir 5 millones de hectolitros de cerveza al año. Esta información está validada por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA)”, informó Constellation Brands en un comunicado.

El gran problema que se avecina en la región

Pero el problema no es solo la cervecera.

Investigadores del Colegio de la Frontera Norte (Colef) y de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) advirtieron durante un seminario realizado en febrero que existe escasez de agua en la región desde hace más de ocho años en la cuenca del Río Colorado, de donde proviene el recurso hídrico de Mexicali.

“Constellation Brands no es el problema (…) estamos viendo el espejo, el problema es no hacer un uso sustentable del agua, es el momento para hacer un plan hídrico”, dijo Jorge Ramírez Hernández, profesor investigador del Instituto de Ingeniería de la UABC en el encuentro.

Mexicali es el cuarto distrito de riego de importancia en México, después de Tamaulipas, Sinaloa, y Sonora.