20 de noviembre 2020 | 3:06 pm

La iniciativa privada, organizada en diferentes cámaras empresariales, dieron el apoyo a las nuevas medidas restrictivas que el gobierno de la Ciudad de México aplicará a partir del próximo 23 de octubre para frenar la escalada de nuevos contagios de COVID-19 en la capital.

Si bien la ciudad se mantiene en semáforo naranja con alerta, las medidas van encaminadas a preservar la salud de los capitalinos y evitar llegar de nuevo a semáforo rojo, que implicaría el cierre de los negocios considerados no esenciales.

Sostuvimos una reunión con diferentes empresarios que están convencidos de colaborar en conjunto con el gobierno capitalino para bajar la curva de contagios y hospitalizaciones

dijo Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de CDMX en conferencia de prensa.

Añadió que de seguir la tendencia, para mediados de diciembre se alcanzará un punto crítico en el número de hospitalizaciones por el COVID-19, similar a la que se registró en mayo.

Es muy difícil de medir el impacto que tendría un nuevo cierre total (…) Un semáforo en rojo en que se paralizaran nuevamente los negocios sería una afectación muy importante como la registrada en mayo

comentó Nathan Poplawsky, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Concanaco) de la CDMX.

Durante la conferencia, estuvieron presentes representantes de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), de la Confederación Patronal de la República (Coparmex), de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales (ANTAD) y de los organismos hoteleros locales.

Nuevas medidas en Ciudad de México por COVID-19

Entre las nuevas medidas anunciadas por el gobierno está la aplicación de pruebas rápidas en puntos estratégicos de la ciudad; la reducción de horarios de operación de algunos negocios; mantener cerrados otros y la aplicación de ley seca en algunas demarcaciones.

“Hay 117 centros de salud que hacen pruebas, además de kioskos y macrokioskos con el objetivo de duplicar el número de pruebas e identificar caso positivos a COVID-19 y aislarlos para prevenir contagios”, dijo Sheinbaum.

A partir del 23 de noviembre los gimnasios y clubes deportivos; boliches; cines y teatros; exposiciones; librerías; museos; acuarios; casinos; centros comerciales; tiendas departamentales; negocios de barrio y con menos de cinco empleados; estéticas, peluquerías y salones de belleza; así como parque de diversiones deberán cerrar a las 19:00 horas.

Los restaurantes, en cambio, podrán operar hasta las 22:00 horas pero a partir de las 19 se prohibirá la venta de alcohol. Además, estos establecimientos deberán tener un aforo máximo del 30%.

Otra acción es la implementación del código QR en espacios públicos. Hasta el momento casi 71,000 establecimientos lo aplican y más de 270,000 personas lo han ocupado.

Este sistema tiene el objetivo de que los usuarios escaneen el código y en caso de que algún visitante dé positivo a COVID-19, los demás que pudieron haber tenido contacto sean notificados para tomar las medidas correspondientes.

Otra medida que implementarán las autoridades capitalinas es la aplicación de la ley seca en ocho alcaldías durante este fin de semana: Cuauhtémoc, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Iztacalco, Tláhuac, Venustiano Carranza y Xochimilco.

El próximo fin de semana, la medida se implementará en las ocho alcaldías restantes: Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Benito Juárez, Coyoacán, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Miguel Hidalgo y Tlalpan.