fbpx

1 de diciembre 2019 | 2:14 pm

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este domingo que ha cumplido con 89 de los 100 compromisos que hizo cuando asumió el poder hace un año.

Hemos avanzado mucho, pero aún estamos en un proceso transición. Todavía lo malo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer,

afirmó el mandatario al final de su discurso de casi hora y media en el Zócalo a propósito de su primer año de gobierno.

Afirmó que no está jugando y que está en marcha una nueva forma de hacer política y un cambio de régimen.

Declaró en un año más estarán establecidas las bases para la construcción de una patria nueva, lo que hará imposible volver a la época del oprobio.

Tendrán que esforzarse mucho y pasar mucha vergüenza para volver a los tiempos de la corrupción, de los contratos leoninos, del abandono a los jóvenes, del racismo, del desprecio a los pobres y del mátalos en caliente,

sostuvo.

Economía e inseguridad, los pendientes

Tras hacer un recuento de cifras para ilustrar los avances de su gobierno, el presidente dijo, como ya lo había hecho en su discurso de julio, que los principales pendientes siguen siendo el avance de la economía y la inseguridad.

No obstante, reiteró que hay una mejor distribución de los recursos y que se serenará al país con ayuda de todos los mexicanos.

“Todavía no ha habido crecimiento económico como deseamos, pero existe una mejor distribución de la riqueza, el presupuesto público no se queda en pocas manos, sino que llega a la mayoría de la gente”, aseguró.

Recomendamos: Un año, 100 promesas: así van los compromisos de AMLO

Recordó que al menos un programa de bienestar llega ya a la mitad de los hogares, y que en 95% de los pueblos indígenas ya hay un apoyo de este tipo.

Admitió que la disminución de la incidencia delictiva es su principal desafío, pero se dijo seguro de que con el apoyo de la ciudadanía, “con perseverancia y con el principio de que la paz es fruto de la justicia” habrá paz en el país.

“Lo que más deseo en un año es que vivamos en un sociedad mejor, más libre, pacífica, próspera y sobre todo fraterna”, confió.

Además, López Obrador agradeció al que llamó su ángel de la guarda: el pueblo.

Son mucha pieza. Les debo todo lo que soy, gracias por la protección. Yo solo soy un dirigente, el pueblo es el gran señor, el amo, el gobernante, el que verdaderamente manda y gobierna,

sostuvo.

Destaca indicadores económicos

López Obrador recordó cifras recientes para ilustrar el avance en materia económica.

Expuso que las remesas a México de enero a septiembre fueron por 26,980 millones de dólares. La cifra representó un crecimiento de 9.21% frente al mismo periodo de hace un año.

Declaró que según datos del IMSS la generación de empleos formales en los primeros 10 meses del año fue de 648,059. Sin embargo, el dato es menor en 30.89% respecto al mismo lapso de hace un año.

Apuntó que la inflación general en octubre fue de 3.02% a tasa anual. (El dato se ubica dentro del objetivo de Banco de México, que es de 3% más/menos un punto porcentual).

También destacó que el peso se apreció 4% frente al dólar durante el primer año de su administración, y que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ganó 2%.

En materia energética aseguró que a fines de diciembre se estarán extrayendo 50,000 barriles diarios de petróleo adicionales.

Pemex informó recientemente que en octubre la producción promedio de crudo fue de 1.65 millones de barriles diarios, menor a los 1.75 millones del mismo mes de 2018.