29 de marzo 2022 | 5:00 am

Los ingresos adicionales que se obtengan por el aumento del precio del crudo lograrán compensar lo que el gobierno deje de recaudar por el estímulo fiscal a la gasolina (IEPS) y por el subsidio que ofrece a los importadores y distribuidores de este combustible. 

De acuerdo con los economistas en jefe de Citibanamex y Barclays en Latinoamérica, si bien el gobierno ‘saldrá tablas’ en ingresos; es posible que su meta de déficit público sea mayor a lo estimado y que no logre recuperar el superávit primario para el cierre de este año. 

Según nuestras estimaciones, prácticamente salimos tablas, quizá incluso con una ganancia; el tema es que esta decisión de mantener el IEPS al 100% más el estímulo complementario no se da de forma aislada, sino que hay que evaluar todos los demás choques como un menor crecimiento del PIB, que implica menores ingresos tributarios

respondió a EL CEO, el economista en jefe y director de estudios económicos de Citibanamex, Adrian de la Garza. 

No te pierdas: IMCO pide aclarar daño al erario por contener ‘gasolinazos’

Para el cierre de este año, Hacienda estima un precio de la mezcla mexicana de 55.1 dólares el barril para obtener ingresos petroleros por 1.08 billones de pesos; mientras que de IEPS a combustibles estimaba obtener ingresos por 318,136.2 millones de pesos. 

Estímulos orillan a una inflación perversa

Tras la reapertura económica por la pandemia del COVID-19,  la demanda y el precio del petróleo a nivel mundial se recuperaron, pero el conflicto bélico en Europa del Este catapultó los precios a niveles no vistos desde 2014 y por encima de los 100 dólares el barril. 

También lee: Inflación ‘toma vuelo’ y se deterioran expectativas

En México, para contener estas abruptas alzas, el gobierno activó el estímulo fiscal de la gasolina y diésel que consiste en dejar de cobrar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que se cobra en cada litro de Magna, Premium y diésel. 

 

Pero como esta medida no fue suficiente, Hacienda aplicó un subsidio que beneficia directamente a los importadores y proveedores de gasolina, pues les permite dejar de cobrar el IVA o ISR y este faltante, se compensa con dinero público. 

Eso te genera una dinámica de inflación bastante perversa en donde si se ajusta el precio de la gasolina, se tiene que ajustar todo; entonces, por ese motivo, lo mejor que puede hacer el gobierno es estimular, pero con ingresos excedentes

dijo en entrevista con EL CEO, el economista en jefe de Barclays en Latinoamérica, Gabriel Casillas. 

Hacienda transferirá menos a Pemex

Para Gabriel Casillas, uno de los aspectos positivos de que el precio del crudo se eleve es que Petróleos Mexicanos (Pemex) recibe más dinero, con lo que ya no tendría que requerir más transferencias de la Secretaría de Hacienda. 

El aumento de los precios es bueno y positivo para las finanzas públicas porque le quitas la presión de estar dando apoyos a Pemex (…) anteriormente, Pemex siempre le daba dinero al gobierno con impuestos, era la cash cow, pero ahora solo le devuelve una quinta parte de lo que recibe

Casillas consideró que el estímulo fiscal y el subsidio que se da para contener los precios de la gasolina es una buena medida en el corto plazo y especialmente por la situación geopolítica que se vive a nivel mundial. 

Sin embargo, lo ideal sería que los precios de los combustibles funcionaran con base en la ley  de la oferta y la demanda. 

“En otros países como Estados Unidos, si los precios internacionales suben, también suben para los consumidores estadounidenses. Y si mañana se acaba el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y bajan los precios del crudo, también bajan para los consumidores. En México no”. 

Ante el conflicto bélico entre Rusia-Ucrania y el impacto que tiene sobre las finanzas públicas, Citibanamex estima que Hacienda no cumpla con su meta de déficit (3.5% del PIB) y que sea mayor, lo que podría dejar un menor margen de maniobra para destinar ingresos a inversión.