31 de julio 2020 | 4:25 pm

México pretende extraditar para procesar en el país al antiguo secretario de Seguridad de Felipe Calderón, Genaro García Luna, quien se encuentra detenido en Estados Unidos desde 2019, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Nos importa la extradición (de García Luna), porque aquí también hicieron negocios y hay dinero de por medio”, explicó el mandatario en su conferencia matutina de este viernes.

López Obrador dijo también que su gobierno busca procesar al exfuncionario durante los sexenios panistas de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa para hacer justicia, pero “también recuperar bienes del pueblo de México, bienes de procedencia ilícita”.

“Nos interesa, primero, que se conozca la verdad (…) cómo se llegó al extremo de que la seguridad pública estaba en manos de García Luna, que tenía un acuerdo con una de las bandas del crimen organizado”, explicó.

El jueves un tribunal de Nueva York acusó al antiguo jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal (PF), Ramón Eduardo Pequeño García, y al extitular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Luis Cárdenas Palomino.

Ambos, hombres cercanos al exfuncionario están señalados de proteger las operaciones del Cártel de Sinaloa desde sus cargos federales. Pequeño García y Cárdenas Palomino son acusados de conspiración de tráfico de cocaína, según el Departamento de Justicia estadounidense.

“A cambio de sobornos multimillonarios, los acusados ​​supuestamente permitieron que el Cártel de Sinaloa operara con impunidad en México (…) Cárdenas Palomino y Pequeño García son actualmente fugitivos”, dijo la autoridad de Estados Unidos en un comunicado.

El Departamento de Justicia explicó también que durante casi dos décadas García Luna aceptó sobornos del Cártel de Sinaloa para facilitar sus operaciones. García Luna enfrenta un juicio en Estados Unidos desde diciembre de 2019 por estas acusaciones.

En caso de ser declarados culpables, Cárdenas Palomino y Pequeño García enfrentarían sentencias de entre 10 años y cadena perpetua por sus delitos.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, informó que las cuentas de García Luna, Cárdenas Palomino y Pequeño García se encuentran bloqueadas desde hace varios meses.

A mediados de mayo, la UIF presentó dos denuncias vinculadas al caso de Genaro García Luna, y una adicional vinculada a Cárdenas Palomino. Este último fue director de la Policía Regional Federal y brazo derecho de García Luna durante gran parte de la administración de Calderón Hinojosa.