31 de julio 2020 | 4:29 pm

Nueve gobernadores de la República solicitaron este viernes la renuncia del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, pues consideran que su estrategia de contención de la pandemia falló.

Falló la estrategia de contención, como ya se venía advirtiendo por especialistas nacionales e internacionales; fallaron las medidas sanitarias, que no han sido ni claras ni firmes; mientras que el vocero y responsable del manejo de la epidemia, Hugo López-Gatell, no ha dejado de mentir, de caer en contradicciones sobre las proyecciones y las estrategias a implementar,

indicaron los gobernadores en la misiva.

Los gobernadores que firmaron la carta son: Martín Orozco Sandoval (Aguascalientes); Miguel Ángel Riquelme Solís (Coahuila); José Ignacio Peralta Sánchez (Colima); José Rosas Aispuro Torres (Durango); Diego Sinhue Rodríguez Vallejo (Guanajuato); Enrique Alfaro Ramírez (Jalisco); Silvano Aureoles Conejo (Michoacán); Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón (Nuevo León); Franciso Javier Cabeza de Vaca (Tamaulipas), los cuales forman parte de la Alianza Federalista.

En un inicio, Javier Corrar (Chihuahua) había sido nombrado como uno de los gobernadores, sin embargo, explicó vía Twitter que él no fue consultado sobre ese documento.

Al respecto, López-Gatell recordó que todos los gobernadores son autoridades sanitarias y que la pandemia les implica una carga adicional, sin embargo, estos nueve mandatarios tienen una percepción distinta.

 Estoy seguro que estos nueve gobernadores tienen distintos sentimientos, distintas percepciones que pueden causar angustia, preocupación, sentimientos de enojo ante la realidad, dado que la decisiones específicas de ellos y de los otros gobernadores -de los otros 23- involucran el éxito o el no éxito del manejo de la epidemia porque ellos son autoridades sanitarias, de acuerdo a la Ley General de Salud, entonces es natural que eso implique una carga también para ellos y les expreso mi respeto,

indicó Gatell en su conferencia de este viernes.

Según los funcionarios, la crisis sanitaria no tiene un final a la vista y es responsabilidad de López-Gatell al optar por un “uso político” de la gestión.

Hasta el 30 de julio, México tiene 416,179 casos confirmados y el fallecimiento de 46,000 personas, según datos de la Secretaría de Salud.

López-Gatell intensifica enfrentamiento con refresqueras.

Además, acusaron el traslado de la responsabilidad hacia los gobiernos estatales mediante la implementación del semáforo epidemiológico lo cual ha “asfixiado a las economías locales”.

En ese sentido, dijeron que la pandemia ha perjudicado los ingresos de las familias mexicanas y por lo menos deje a 10 millones de personas más en la pobreza.

Las cifras no mienten. La economía nacional cayó casi 20 puntos, un nivel jamás visto,

subrayaron.