7 de marzo 2022 | 5:00 am

Advertisement

El nuevo estímulo fiscal o complementario que estableció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para controlar el alza en el precio de la gasolina, representa una renuncia recaudatoria que podría elevar el déficit de las finanzas públicas, según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El gobierno ha dejado de cobrar un porcentaje del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) para evitar que los consumidores se enfrenten a precios muy elevados de la gasolina Magna, Premium y Diésel, con lo que en el 2021 dejó de recaudar cerca de 104,000 millones de pesos. 

Pero los precios del petróleo que han escalado abruptamente principalmente por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, llevaron al gobierno mexicano a implementar un estímulo fiscal complementario, que implica otra nueva renuncia recaudatoria que no cubrirán los ingresos petroleros porque son insuficientes.

Esta nueva renuncia recaudatoria podría implicar déficit, pues no se ve compensada por el aumento de los ingresos petroleros, porque suben pero no al grado que incrementa el monto de esta renuncia recaudatoria

afirmó Tonatiuh Vázquez, investigador de energía y finanzas públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Para el cierre del 2022, Hacienda estimó un déficit de 875,600 millones de pesos en su balance presupuestario, lo que representa 3.1% del PIB, según proyectó en los Criterios Generales de Política Económica 2022.

Con este estímulo complementario, existe una segunda renuncia recaudatoria porque el decreto  establece un nuevo estímulo fiscal que aplicará a los distribuidores de gasolina, lo que impactará a las finanzas públicas porque Hacienda dejará de recibir ingresos por ISR e IVA.

Lee: Hacienda publica decreto para controlar “gasolinazos” con estímulo fiscal complementario 

“El gobierno está disminuyendo los costos del valor de la distribución de la gasolina, y por lo tanto el precio final al consumidor, pues es una decisión de política no dejar que el costo de los energéticos incremente tanto”, destacó Vázquez.

El pasado viernes 4 de marzo, la SHCP informó en el Diario Oficial de la Federación (DOF), que el estímulo fiscal complementario se realizará en el Impuesto Sobre la Renta (ISR) o se puede aplicar en el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Aplicará a los distribuidores o importadores, quienes podrán dejar de cobrar 0.8716 pesos por litro de Magna y 0.6001 pesos en diésel.

Estímulo heterogéneo

Para Alejandro Montufar, CEO de PetroIntelligence, lo que se había presentado en el proyecto de decreto era un estímulo muy heterogéneo porque las estructuras de costos y las bases de ISR de muchas gasolineras son muy diferentes.

 No es algo que vaya a dar un impacto homogéneo para todos, va a ser un esquema muy heterogéneo que no sé qué impacto vaya a tener en los precios

 comentó. 

Pero con el decreto publicado, es estímulo fiscal al que tendrá acceso Pemex y los importadores tiene más sentido, aunque sea un sacrificio para las finanzas públicas en los recursos que recaudan.

Mencionó que el estímulo va a depender de la habilidad y eficiencia de cada empresa gasolinera, ya que habrá zonas donde las estaciones que sean más eficientes y tienen más utilidad, puedan aprovecharlo más. 

Te puede interesar: México podría regresar a un saldo negativo del IEPS a combustibles

Planteó que el nuevo estímulo es muy diferente a sacrificar impuestos o ingresos como se venía haciendo con el IEPS. 

“Esa parte creo que hace que esto sea como un punto medio, un punto medio cuyo impacto en los precios no va a ser directo, y va a depender de cada estructura de costos y de cómo fiscalmente se comporta cada empresa”, mencionó.

Pierden ingresos por 104,000 mdp

Conforme subió el precio del petróleo, el gobierno cobró menos IEPS en combustible para evitar que los consumidores se enfrentarán a altos costos al cargar sus vehículos y dejó de recaudar en el 2021 unos 104,000 millones de pesos.

Los ingresos petroleros no compensan esta pérdida, al menos no con los ingresos del Fondo Mexicano del Petróleo que fueron a penas 6% superiores a lo presupuestado (22,000 millones de pesos). 

“Para 2022 se ve más compleja la situación, si se considera que van a ir más allá del estímulo fiscal”, previó Vázquez, del CIEP

Puedes leer: Pemex, el más sacrificado si se paralizan las exportaciones de petróleo

Para la semana del 5 al 11 de marzo, Hacienda dejará de recaudar IEPS por cada litro de Magna, 5.49 pesos, por Premium 4.50 y 6.03 por diésel.

En cambio, los consumidores no pagarán nada de IEPS por cada litro de Magna y de diésel, pero sí les costará 0.13 centavos en Premium.

El estímulo fiscal en Magna y diésel será de 100% y de 97.14% en Premium.

Advertisement