10 de diciembre 2020 | 9:12 am

Nota del Editor: Este contenido se publicó por primera vez el 8 de diciembre a las 9 de la noche y se actualizó con la aprobación de la iniciativa -sin cambios- en la Cámara de Senadores

La Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular este martes el dictamen en materia de teletrabajo, con 426 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, y lo devolvió al Senado para que decida si avala las modificaciones.

Un día después, la Cámara de Senadores hizo lo propio con 91 votos a favor durante la noche del miércoles, en una jornada en la que aprobaron en fast track la reforma a pensiones y los nombramientos de Galia Borja en Banxico y Graciela Márquez en la junta de gobierno en Inegi.

La iniciativa fue turnada al Ejecutivo federal para su publicación y entrada en vigor.

Según el dictamen que reforma el artículo 311 y adiciona el Capítulo XII Bis de la Ley Federal del Trabajo, el teletrabajo, también conocido como home office, consiste en las actividades realizadas por los trabajadores fuera de la empresa o del centro de trabajo, empleando nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Si los trabajadores realizan 40% de sus labores bajo esta modalidad, será considerado como teletrabajo y mantendrán los mismos derechos laborales que un empleado que trabaja de manera presencial.

Además, las empresas estarán obligadas a pagar el servicio de telecomunicaciones de quienes laboren en esta modalidad, así como una parte proporcional del gasto en electricidad y el equipo necesario para el teletrabajo, como equipo de cómputo, sillas ergonómicas e impresoras, entre otros.

Los empleadores también deberán asegurar la protección de los datos personales de los trabajadores, el derecho a la intimidad, incluyendo acotaciones a las circunstancias en las que se puede usar cámaras de video y micrófonos, así como el respeto al derecho a la desconexión.

El dictamen aprobado también establece que los trabajadores tendrán la responsabilidad de resguardar y conservar el equipo y otros insumos proporcionados por la empresa.

“Buscamos que el teletrabajo sea una alternativa viable al empleo presencial, y no un régimen sustituto que precarice las condiciones de vida”, dijo Ana Priscila González, diputada de Movimiento Ciudadano al dar la postura de su bancada.

El diputado de Morena Marco Antonio Medina Pérez subrayó el papel crucial del teletrabajo en el contexto de la pandemia del coronavirus y dijo que la reforma reconoce una nueva forma de relación laboral y establece las condiciones para realizarlo respetando los derechos de los trabajadores.

Al fundamentar el dictamen, Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo, diputado presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara Baja, dijo que se busca promocionar el equilibrio de la vida laboral y personal del trabajador,