fbpx

1 de noviembre 2018 | 5:00 am

Donald Trump cerró la puerta a las caravanas de Honduras. El presidente de Estados Unidos reforzó el límite fronterizo con tropas y volvió a exigirle al gobierno mexicano que detenga la ola migrante.

Mientras que el gobierno de Enrique Peña Nieto trató de frenar los primeros días con la fuerza a la multitud en el paso fronterizo con Guatemala, al no lograrlo amenazó con la detención a los que ingresaron y luego anunció el plan “Estás en tu casa”.

En medio de las posturas quedaron las dos caravanas actualmente en territorio mexicano; la primera en Oaxaca, con aproximadamente 6,000 personas, y la segunda en Chiapas con unas 1,000. De continuar la tendencia podrían iniciar otras su camino.

Aunque el conflicto se encuentra en territorio mexicano, la presión que ejerce el gobierno estadounidense coloca a la administración de su vecino del sur en una disyuntiva de cómo resolver el fenómeno que inició hace un par de semanas.

Un doble discurso mexicano

Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración A.C. (IMUMI), es una de las voces más crítica del programa “Estás en tu casa”, presentado por el presidente Peña Nieto, el cual califica de “simulación” y de no presentar nada nuevo, incluso acusa que restringe algunos derechos para los solicitantes de asilo o estancia humanitaria.

Parte de su línea como discurso ha sido: si te quieres quedar en México te tienes que entregar a las autoridades (…) México tiene un marco amplio de asilo a través de la Ley de Refugiados y Protección Complementaria, además en la Ley de Migración tiene la figura de estancia por razones humanitarias

Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración A.C.

Kuhner agrega que en la letra las leyes mexicanas no restringen de ninguna forma el derecho territorial, es decir los solicitantes de refugio pueden hacerlo en cualquier lugar del país, pero el programa lo establece solo en los estados de Chiapas y Oaxaca porque buscan con eso contener a la caravana para que no siga avanzando, explica.

“Estando en México podrás recibir atención médica, e incluso mandar a tus hijos a la escuela. También tendrás una identificación oficial temporal para hacer los trámites que necesites mientras regularizas tu situación migratoria. Además, ese documento te permitirá entrar y salir de los albergues de Chiapas o Oaxaca cuando quieras”, indica Peña Nieto en el mensaje difundido el 26 de octubre, donde pone como requisitos encontrarse en Chiapas y Oaxaca y solicitar refugio ante el Instituto Nacional de Migración (INM).

Sobre esto, la directora del IMUMI dice que no se ofrece nada nuevo, ya que la educación en México es para cualquier niño o niño sin importar su nacionalidad o documentación migratoria, y sobre la salud recuerda que se tiene el acceso a la de emergencia.

“Entonces, ¿qué me estás ofreciendo? Yo creo que es parte de la política de contención migratoria que siempre se ha aplicado con la población centroamericana, pero como México a la vez está a la ‘vanguardia’ en las firmas de todas las convenciones, de ninguna forma va a decir explícitamente que la política es que no pueden entrar”, agrega.

Kuhner ve una táctica de disuasión en hechos como mandar a un helicóptero a la frontera para evitar que los migrantes crucen el río, y lamenta que pese a que en las leyes se cuenta con un marco legal amplio no se está realizando correctamente.

“Estas personas están huyendo. ¿Qué necesitan? Quieren trabajar, quieren una vida tranquila, quieren seguridad para sus hijos (…) estamos hablando de unas 7,000 personas, no entiendo cuál es el problema. En Estados Unidos hay 11 millones de mexicanos viviendo, si no fuera por Trump no pasara nada, la gente lo que quiere es trabajar y estar tranquila. México tiene esta responsabilidad de abrir el país”, concluye.

Trump blinda su frontera y amenaza

“Nuestro Ejército se está movilizando a la frontera sur. Vendrán muchas más tropas. No vamos a dejar en los Estados Unidos estas caravanas, que también están formadas por algunos matones muy malos y miembros de pandillas. Nuestra frontera es sagrada, deben entrar legalmente. ¡Regresa!”, escribió en un tuit Donald Trump.

El gobierno encabezado por el republicano anunció el pasado 29 de octubre la puesta en marcha de la operación “Faithful Patriot”, la cual desplegó 5,200 militares en la frontera con México. El plan incluye equipo de vigilancia nocturna y helicópteros “Blackhawk”.

Recientemente Trump anunció que si la caravana continúa su paso, está dispuesto a mandar de 10,000 a 15,000 elementos de seguridad para evitar su llegada.

Estados Unidos está a unos días de acudir a las urnas el 6 de noviembre para elecciones legislativas. Los analistas adjudican a esto, entre otras cosas, la actitud del republicano.

Pensar en facilitar el paso

Para el internacionalista Javier Contreras Vázquez, se debe implementar un mecanismo de diálogo con los países relacionados al problema migratorio, y de alguna forma “facilitar el paso de esta caravana pero no en términos de incentivar la migración, sí para que puedan atravesar en un panorama un poco menos inhóspito en su viaje”.

Ante ello el también catedrático de la UNAM recuerda que no se puede evitar la migración de la gente, ya que es un derecho, los gobiernos sí deben procurar las condiciones mínimas de seguridad para que puedan transitar por los territorios.

Me parece que la postura del gobierno mexicano ha sido responsable desde el momento en que el canciller Luis Videgaray se acercó al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Hay que esperar los resultados para ver alguna política específica de cooperación que pueda contener el fenómeno

Javier Contreras Vázquez, internacionalista y catedrático de la UNAM