fbpx
Banco de México

4 de enero 2019 | 7:53 am

El Banco de México informó el jueves que se amparará frente a la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, enfrentándose a la norma propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y pidió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que se pronuncie al respecto.

“Banxico ha decidido promover, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, una controversia constitucional respecto a dichas normas y actos (…) El objeto de la promoción de dicho medio de control constitucional es que la SCJN establezca y delimite el ámbito de aplicación de las normas y actos (…) en relación con la autonomía que la propia Constitución Política confiere (…) al Banco de México “, dijo la entidad en un comunicado.

Además de Banxico, unos 17,000 trabajadores públicos han solicitado amparos a la SCJN contra esta ley.

Impulsada por legisladores de Morena, la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos estipula que ningún funcionario puede tener un sueldo mayor que el del presidente: 108,000 pesos mensuales.

Así es como quedaron los salarios de los miembros de la administración de AMLO con la aplicación de esta ley.

Ya fue impugnada por un grupo de legisladores de oposición diciendo que violaba los derechos de los trabajadores federales y la SCJN congeló la nueva ley hasta su revisión definitiva.

Durante su conferencia de prensa matutina este viernes, cuestionado sobre la decisión de Banxico, el mandatario dijo que la decisión sobre la aplicación de la ley ya está en manos de la Suprema Corte, pero reiteró que es anticonstitucional que alguien gane más que el presidente, a menos que se trate de personal especializado. 

“La Constitución establece que ningún funcionario puede ganar más que el presidente de la república y aplica para todos”, señaló el mandatario.

“Hay la excepción cuando se trata de especialistas en ciertas materias o quienes realizan un trabajo específico que requiere especialidad e implica conocimiento especial o riesgos, pero en ese caso no no puede superar más del 50% de lo que gana el presidente”, agregó.