4 de agosto 2022 | 5:00 am

De cara a 2023, el gobierno y el sector privado deben ser cuidadosos con el aumento al salario mínimo, pues este podría tomar una ‘inercia propia’ y empeorar las expectativas sobre la inflación, dijo el director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Carlos Hurtado.

¿Cómo se genera esta inercia? Con aumentos de precios administrados que sean desproporcionados y me refiero al salario mínimo. Hay que tener mucho cuidado con los aumentos salariales, porque eso puede generar una inercia propia

dijo Hurtado en conferencia de prensa

El economista precisó que un escenario así se tiene que impedir, a la espera de que las autoridades estén centradas, porque de lo contrario, las presiones inflacionarias persistirán por más tiempo de lo previsto.

Salario mínimo debe ‘desacelerarse’

Desde que inició el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, el aumento al salario mínimo ha sido uno de los temas en los que más se ha centrado el gobierno. En 2019, en el primer año de la administración, el salario alcanzó los 102.68 pesos desde los 88.36 pesos de 2018.

Mientras que, en 2022, el ingreso mínimo tuvo un alza de 22% anual hasta 172.87 pesos.

Hurtado refirió que si bien una opción para 2023 es que el incremento al salario mínimo sea igual a la inflación de este año, sin duda el ritmo debe “desacelerarse”, ante una inflación que en junio se ubicó en 7.99% anual.

Alza de tasas con poco impacto

Hurtado también dijo que este ciclo de alza de tasas por parte de Banxico tendrá un impacto mínimo en el combate a la inflación, pero sí funcionará para anclar las expectativas.

Banxico ha hecho su tarea, ha aumentado su tasa. ¿Va a bajar esto directamente la inflación? Pues no mucho, porque México no es un país que tenga mucho crédito, hay una baja penetración del sistema financiero

dijo Hurtado

El directivo sostuvo que, ante mayores tasas, tampoco habrá un impacto negativo en la demanda, pero sí en las expectativas de inflación. Analistas consultados por Banxico estiman que la inflación esté en 7.8% al finalizar el 2022.

En lo que va del año, el banco central ha incrementado su tasa de referencia hasta 7.75% desde 5.50% que estaba al cierre del año pasado.

Y analistas consultados por el propio banco central prevén que la tasa de interés cierre en 9.50% este 2022.

Banxico revelará su próxima decisión de política el próximo 11 de agosto y el consenso del mercado apunta a un incremento de 75 puntos base y llevarla a 8.50%, su mayor nivel desde que se instrumentó la tasa de interés interbancaria en 2008.