12 de enero 2022 | 9:00 am

Advertisement

A lo largo de 2021, uno de los temas que se situó en el centro de la atención y preocupación de los inversionistas fue la escalada continua de la inflación en el mundo, la cual se intensificó en los últimos meses del año.

Los factores que provocaron este comportamiento fueron varios y mucho tuvieron que ver con la pandemia. En un inicio, el incremento fue achacado a un efecto aritmético propiciado por una baja base de comparación por los bajos precios de 2020; sin embargo, una vez superado este, se dejaron sentir otros choques adversos que afectaron a las cadenas de producción. 

No dejes de leer: Inflación en los primeros tres años de AMLO es la segunda más baja desde Echeverría

En primer lugar, ante las medidas sanitarias que restringieron la movilidad de la población, la fabricación de bienes e insumos se redujo, lo que, aunado a una creciente demanda, derivó en la escasez de algunos de ellos. 

En segundo lugar, la congestión en varios centros portuarios se agudizó debido a que los transportistas redujeron sus fletes a causa de la pandemia. Este incremento en el tráfico se vio agravado en marzo con el bloqueo del Canal de Suez durante seis días, el cual se debió a que el buque Ever Given encalló y provocó la parálisis de más de 400 embarcaciones que transitaban por esta vía marítima estratégica. 

Ante ello, las empresas empezaron a sufrir retrasos en el plazo de entrega de suministros, lo que terminó afectando su producción. Estos dos eventos provocaron una reducción importante de la oferta y por consiguiente, en un incremento de los precios de los bienes escasos. 

Por si esto fuera poco, a finales del tercer trimestre del año estalló una crisis energética en Europa y Asia, que provocó el incremento del precio internacional de los productos energéticos, debido a que la baja oferta de algunos de ellos, como el gas natural, suscitó la sustitución entre ellos, lo que derivó en una escalada generalizada de sus cotizaciones.

Bajo este contexto, la inflación anual en México mantuvo una tendencia al alza desde enero de 2021 y su nivel más que se duplicó al cierre del año. La general aumentó de 3.15% en diciembre de 2020 a 7.36% en el mismo mes de 2021. 

Inflación subyacente duplica objetivo de Banxico de 3%

Por rubros, la subyacente pasó de 3.80% a 5.94% y la no subyacente de 1.18% a 11.74% en los mismos meses. Con ello, la inflación anual en 2021 fue la mayor desde el año 2000, incluyendo a sus dos componentes. 

De manera particular, la inflación subyacente se ubicó en 6.00% en la última quincena de diciembre de 2021, duplicando con ello el objetivo puntual de Banco de México. A su interior, los precios que terminaron el año con un mayor incremento fueron los de las mercancías alimenticias (+8.11% a/a) y los de los servicios, excluyendo los de vivienda y educación (+6.35% a/a), recordando que estos últimos había ayudado a contener la inflación en 2020.

El hecho de que la inflación subyacente, que marca la trayectoria de la general en el mediano plazo, mantenga una tendencia al alza implica que difícilmente esta última convergirá con rapidez al objetivo de Banco de México del 3.00%

En su comparación mensual, la inflación de diciembre fue de 0.36%, que es la más baja desde el 2012 para este mismo mes, considerando que el indicador tiene una elevada estacionalidad. 

Dicho resultado se explica por un desplome del 0.9% de la no subyacente y por un repunte del 0.8% de la subyacente. En el primer caso, el nivel alcanzado, fue el más bajo desde que existe el índice para un doceavo mes del año y, en el segundo, fue el mayor desde 1999 para un diciembre. 

Ante esta coyuntura, la Junta de Gobierno de Banco de México empezó a endurecer su política monetaria, con el fin de evitar un contagio generalizado al resto de los precios desde el pasado junio. 

A la fecha suman cinco  incrementos de la tasa de interés de referencia, con lo que pasó de 4.0% a 5.5%. Hacia adelante, se espera que esta dinámica continúe, al tiempo que la política monetaria relativa con EE.UU. será un elemento adicional que Banxico considerará en la conducción de la política monetaria local. Por lo pronto, este tema seguirá estando en la mira de los inversionistas. 

 

*Janneth Quiroz Zamora es Economista y Financiera por profesión y pasatiempo. Cuenta con más de 15 años de experiencia analizando la coyuntura mundial y local de los mercados. Las opiniones
expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de la autora.