volaris

25 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

Tras dos años de aprovechar el lugar que dejó Interjet y la demanda de viajes pospandemia, Volaris tendrá que ajustar sus planes para enfrentar un panorama de combustible caro y sin poder abrir más rutas a Estados Unidos. 

Durante el segundo trimestre, la compañía enfrentó una caída de 54% en su flujo y pérdidas por 49 millones de dólares a medida que el aumento en el precio de los combustibles impidió ajustar tarifas a igual velocidad.

 El alza de los combustibles fue muy alta para compensar los costos sin afectar la demanda. Pudimos recuperar significativamente menos de nuestros costos en este trimestre que en los anteriores

 comentó Holger Blankenstein, vicepresidente de la empresa, en conferencia con analistas.

La empresa considera que aún tiene espacio para elevar tarifas en ciertas rutas, pero advirtió que las preocupaciones sobre una desaceleración de la economía podrían restringir las decisiones de viaje, por lo que establecerá precios vigilando las tendencias de reservación.

También lee: Volaris se desploma en Bolsa tras reportar pérdidas en el 2T22

 

Ajustes en capacidad

En el trimestre, Volaris quitó nueve rutas que no estaban siendo suficientemente rentables y prepara otra reducción en lo que resta del año, al tiempo que amplió operaciones en aeropuertos donde acordó menores tarifas.

 Con el retraso en la entrega de aeronaves por parte de Airbus y dado el alto costo de petróleo, hemos identificado en ciertos mercados, durante la temporada baja de septiembre y octubre, que queremos reducir rutas para enfocarnos en rentabilidad

dijo Jaime Pous, director financiero de Volaris.

La aerolínea también esperaba la recuperación en la categoría de seguridad aérea de México hacia finales de año y aunque tiene dos aeronaves adicionales para volar a Estados Unidos, su crecimiento estará limitado hasta que México apruebe la evaluación de la Agencia Federal de Aviación (FAA).

Recientemente, el director general de Volaris, Enrique Beltranena, informó que sus planes de operar la ruta del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) a Los Ángeles se suspendieron por esta razón.

“En el mediano plazo estamos actualizando los planes de crecimiento de nuestra red en Estados Unidos por la situación de la categoría, pero a largo plazo, las oportunidades no están en riesgo”, dijo el ejecutivo a analistas.

Expectativas moderadas

Volaris mencionó que el crecimiento de capacidad de doble dígito que experimentó a raíz del vacío que dejaron competidores como Interjet, se moderará a partir del próximo año.

En 2021, Volaris incrementó su capacidad total de millas por asiento disponible (ASM) en 39% y este año espera hacerlo hasta 25%, pero para 2023 espera que el aumento sea de un solo dígito.

 Después del crecimiento que tuvimos en los últimos dos años, vamos a balancear crecimiento con rentabilidad

dijo Jaime Pous.

Beltranena agregó que parte del pronóstico conservador obedece al alza de combustibles y a que al permanecer en la Categoría 2, la capacidad se vea obligada a quedarse en México, lo cual presionará los precios.

Oportunidad en AIFA y AIT

Aunque el AIFA y el Aeropuerto Internacional de Toluca aún representan un porcentaje pequeño de tráfico respecto al total, Volaris ha visto números positivos.

“En Toluca hemos visto cargas de pasajeros muy saludables en el segmento vacacional y en Santa Lucía tenemos una mezcla de viajes para visitar familiares y amigos que ha tenido buen desempeño en volumen y también del vacacional”, dijo Beltranena.

El directivo agregó que ve una oportunidad de crecimiento en ambos aeropuertos debido a que su Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) es inferior a la del Aeropuerto Internacional de la ciudad de México (AICM), que lo convertirá en un “aeropuerto boutique” en el futuro.