25 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

La disputa comercial con Estados Unidos y Canadá, de no llegar a buen puerto, implicaría para México un freno al desarrollo económico y a la generación de empleos, además de poner en riesgo futuros acuerdos comerciales con otros socios, coincidieron especialistas. 

El conflicto surgió a raíz de que EU y Canadá acusaron a México de incumplir las reglas del T-MEC, por lo que acudieron al Capítulo 31 de Solución de controversias de este acuerdo comercial para aclarar las inconformidades dentro del sector energético.

La pugna impedirá a las empresas establecidas en México a elevar su producción para generar más empleos y con ello impulsar el crecimiento económico del país, advirtió Paolo Salerno, vicepresidente de la Comisión de Desarrollo Sustentable y Energía de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). 

Las consecuencias graves son la caída total de las inversiones en nuevas instalaciones, especialmente del sector energético. No hay infraestructura. El sector energético mexicano, que antes era referente a nivel mundial, ya no está en el panorama, ha salido de los países que tienen atracción en inversión

declaró.

El también coordinador del Comité de Derecho Energético de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (Anade) detalló que no habrá crecimiento económico hasta que no se liberen nuevas plantas de generación de energía.

Puedes leer: Este es el proceso que deberán seguir México y EU para resolver disputa en el sector energético

A los socios no les conviene un ‘buen pleito’

Por su parte Nicolás Domínguez Vergara, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de Azcapotzalco, destacó que ante la escasez de materias primas de partes que se ensamblan en México, a Estados Unidos y a Canadá no les conviene un ‘buen pleito’ con México.

“EU necesita la materia prima para producir electrónica que requieren laptops, desktops, cámaras de espionaje, automóviles y otros productos, sobre todo dada la escasez de chips”, detalló.

Además, cuestionó que las empresas estadounidenses busquen ayudar a México a elevar la electricidad con fuentes limpias de generación, ya que el país es, por mucho, el gran emisor de dióxido de carbono en Norteamérica.

Estados Unidos afirma que sus empresas privadas aumentarían las fuentes limpias de energía, pero la CFE produce el 55% de la energía limpia que se usa en México, no los privados

manifestó el académico. 

Desde su perspectiva, la solicitud de consultas es resultado de la presión de las empresas privadas de Estados Unidos, México y Europa, pues la política energética de México les ha quitado mercado y disminuido las ganancias que, hasta hace poco, tenían seguras.

No te pierdas:Aranceles, en la antesala por la disputa entre México y sus socios comerciales del T-MEC

Quitar barreras artificiales, escenario ideal

Para Salerno, el escenario ideal sería quitar barreras artificiales impuestas por la actual administración las cuales, considera, se crearon más por motivación política que por técnica fundamental. 

Además, de no lograrse acuerdos, EU y Canadá podrían tomar decisiones que perjudicarían a México, lo que les impediría establecer nuevos acuerdos comerciales con otros países.

No hace falta que diga lo dramático que pudiera ser, es uno de los riesgos. Habría que ver cómo evoluciona esta negociación y ver si EU y Canadá deciden tomar algún tipo de iniciativa punitiva o de compensación

aseveró.

El especialista puntualizó que los países involucrados en el acuerdo firmado deben respetar todas las reglas, por lo que resulta fundamental que los organismos que regulan al sector sean independientes

EU invierte 40,00 mdd en México en sector energético

Al menos unas 17 empresas estadounidenses invertirán 40,000 millones de dólares en el sector energético, confirmó Luis Bravo Navarro, coordinador de comunicación corporativa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El funcionario aseveró que la CFE mantiene su apuesta por la inversión y por las alianzas estratégicas, lo que cobra un papel de enorme relevancia.

La CFE le apuesta a la inversión, le apuesta a las alianzas estratégicas, la CFE se convierte en una empresa no solamente en materia eléctrica, sino energética, se convierte también en una proveedora de gas

comentó Bravo Navarro.  

Detalló que la CFE firmó un acuerdo la empresa Sempra para desarrollar proyectos de infraestructura energética.

El objetivo es reanudar el servicio del gasoducto Guaymas – El Oro, realizar el proyecto propuesto de licuefacción de gas natural de Vista Pacífico en Topolobampo, Sinaloa, y la terminal de gas natural licuado en el puerto de Salina Cruz, Oaxaca.

Advertisement