volaris y aeroméxico

15 de septiembre 2020 | 5:00 am

Los papeles se invirtieron. Desde que se declaró la emergencia sanitaria por COVID-19 en México el 30 de marzo pasado, Volaris incrementó su huella en viajes internacionales, un sector que estaba dominado por Aeroméxico, que ahora atraviesa una reestructura financiera voluntaria.

De abril a julio, Volaris concentró el 58.5% de todos los pasajeros transportados hacia un destino internacional, mientras que en el mismo lapso de 2019 solo movilizó al 22.1%, de acuerdo con los últimos datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En contraste, la aerolínea insignia mexicana para los vuelos internacionales, Aeroméxico, tuvo una cuota de mercado de 33.5% entre abril y julio de 2020. Un año antes ésta era de 47.2%.


Volaris aprovecha la situación actual para ganar cuota de mercado, con una flota robusta y con agresivas tarifas para los usuarios. Busca atraer y retener los clientes que dejó desatendidos Aeroméxico

dijo Fernando Gómez, analista independiente del sector aéreo.

Un vuelo sencillo con salida de la Ciudad de México hacia el Aeropuerto Internacional de Los Angeles, California, programado para el 1 de diciembre, resulta 74% más económico en Volaris que en Aeroméxico. En el primer caso tiene un costo de 2,780 pesos y en el segundo de 10,635 pesos, de acuerdo a un ejercicio realizado por EL CEO.

 

Fuente: Página web de Volaris

 

Fuente: Página web de Aeroméxico

 

Al mes de septiembre, Volaris opera 45 rutas internacionales, lo que representa el 66% de lo que contaba en enero de este año, según datos compartidos por la empresa a EL CEO. Todas las rutas son desde y hacia Estados Unidos, el principal destino internacional para los mexicanos.

Volaris es líder del mercado de la industria de los viajes aéreos en México gracias a nuestro modelo de negocio que nos ha permitido enfrentar mejor que cualquier competidor los retos de la crisis generada por el COVID-19 y adaptarnos a un contexto que cambia rápidamente

comentó la empresa a través de un correo electrónico.

El nivel de operación de la empresa comandada por Enrique Beltranena a septiembre de este año es del 74% de lo que tenía antes de la pandemia y al 86% de la capacidad del año pasado.

Gómez añadió que mientras las aerolíneas de bajo costo se consolidan con viajes internacionales con destino casi exclusivo hacia Estados Unidos, Aeroméxico cuidará las rutas a las demás partes del mundo.

Viva Aerobus fue otra de las aerolíneas beneficiadas pues incrementó su presencia en viajes internacionales durante la contingencia sanitaria. Entre abril y julio tuvo una participación de mercado de 7.9%, mientras que un año atrás era de apenas 3.2%.

Aeroméxico vuela bajo

Los vuelos internacionales y de negocios fueron por muchos años el sector al que Aeroméxico estuvo enfocado, pero a raíz de la pandemia se convirtieron en los más afectados y los que se estima tardarán mayor tiempo en recuperarse.

Aeroméxico era la aerolínea bandera para vuelos internacionales, pero su negocio se vio afectado ante las restricciones de vuelos a diferentes países, así como la parálisis que tuvo el sector de viajes de negocios

dijo Brian Rodríguez, analista en Monex.

Tal fue la afectación que la firma inició un proceso voluntario de reestructura financiera bajo el Capítulo 11 de Quiebras en Estados Unidos el 30 de junio.

Como parte del proceso, añadió Rodríguez, la línea aérea reducirá su flota y sobrecargos en casi 35%, lo que disminuirá su capacidad operativa.

“Este ajuste estará dirigido principalmente a su mercado de vuelos internacionales porque es el que se espera tarde más en recuperarse”, comentó.

A inicios de septiembre, la compañía del Caballero Águila recibió 100 millones de dólares como parte del tramo inicial de su financiamiento incluido en su actual reestructura.

El 19 de agosto recibió la autorización para acceder a los primeros 100 millones de diversos inversionistas, pero la lista estaba encabezada por la firma Apollo Global Managment. Los montos forman de los 1,000 millones de dólares incluidos en su plan de rescate.

El segundo tramo del rescate, de 800 millones de dólares, dará a los acreedores la opción de obtener acciones de la empresa reestructurada, de acuerdo a Timothy Graulich, abogado de la firma.

“Habrá que esperar cómo queda reconfigurado el mercado aéreo nacional. Habrá un antes y un después para la industria”, dijo Gómez.