fbpx
Vanilla, vainilla

8 de junio 2019 | 5:00 am

Un kilo de vainas de vainilla llega a costar más que un kilo de plata.

Cultivada minuciosamente durante años a partir de una orquídea, la vainilla es la segunda especia más cara del mundo, después del azafrán.

En menos de cinco años, el precio al mayoreo ha aumentado casi 500%, en parte debido a la creciente demanda mundial de ingredientes saludables y naturales. Pero la oferta también es un problema: los ciclones, la sequía y el robo de cultivos han afectado a Madagascar en los últimos años, reduciendo la calidad y la cantidad de la cosecha. La nación isleña africana produce alrededor del 80% de la vainilla del mundo.

Para McCormick, la compañía de especias más grande del mundo, la escasez de vainilla se ha convertido en un riesgo demasiado grande como para ignorarlo, lo que lo estimula a comenzar a cultivar una fuente alternativa en la costa norte de Papúa, Indonesia.

La compañía estadounidense, que vende vainilla y su extracto a minoristas, restaurantes y fabricantes de alimentos envasados, dijo que ha estado trasladando los costos más altos a los compradores.

El kilo de vainilla negra de grano entero de Madagascar cuesta 520 dólares. Si bien esto no es exactamente el récord de la especia de 635 dólares por kilo, alcanzado después de un ciclón en ruinas en 2017, es casi seis veces el precio de 87.50 dólares por kilo de principios de 2015.

Los tifones continuos en 2017 y 2018 “definitivamente ejercen una presión en los costos”, dijo el presidente ejecutivo de Nestlé, Steve Presley.

La compañía de alimentos número uno del mundo aumentó los precios de los productos de helado en Estados Unidos en 2017, en parte debido al aumento de los precios de la vainilla, reveló Presley. El gigante de la comida suiza elabora los helados Häagen-Dazs, Edy y Skinny Cow, que presumen de usar sabor a vainilla natural en sus etiquetas.

General Mills, que vende Häagen-Dazs fuera de Estados Unidos, dijo que los costos más altos de la vainilla estaban haciendo subir los precios.

Ahora, el director gerente de la división de compras globales de McCormick, Donald Pratt, dijo que la compañía está considerando a Indonesia como una posible solución al problema de suministro de la industria. Pero esto puede ser una tarea cuesta arriba.

Indonesia produce solo alrededor de 100 toneladas de vainas de vainilla al año, muy lejos de la producción de Madagascar de alrededor de 2,000 toneladas, dijo Pratt. Y algunos otras empresas que han intentado cultivar una fuente secundaria de vainilla no han tenido éxito, como Ben & Jerry’s de Unilever, por ejemplo, “invirtieron mucho” en un proyecto similar que fracasó en Uganda.

‘El lado oscuro de la vainilla’

La vainilla, a veces llamada oro verde, es tan codiciada que los ladrones matan por ella.

“Este es el lado oscuro de la vainilla. No te das cuenta porque es una cosa tan dulce “, dijo Cheryl Pinto, de Ben & Jerry’s, que utiliza vainilla en la mayoría de sus helados, así como en otros artículos como los trozos de masa de galleta. Pinto dijo que ella está a cargo de administrar la cadena de suministro de la compañía con una “misión social” en mente.

Para proteger su cultivo en Uganda, “los agricultores estaban durmiendo en estos campos y hubo asesinatos y palizas”, dijo. “Fue horrible.”

Este mes, al establecer fechas de cosecha, el gobierno de Uganda destacó los “casos de robo y pérdida de vidas” provocados por los precios más altos. La violencia va en ambos sentidos: el año pasado, los productores defendían sus campos y golpeaban a muerte a los sospechosos detenidos.

La vainilla es valiosa porque es laboriosa de crecer.

Las vides de vainilla nuevas tardan de tres a cuatro años en producir orquídeas y solo se pueden polinizar a mano, unos pocos días cada año durante una ventana de cuatro horas antes del amanecer. Desde la floración hasta la venta, el ciclo de producción promedio es de 16 a 18 meses, y 600 flores polinizadas a mano producen solo 1 kilo de vainas secas.

Las vides solo pueden florecer si se entrelazan con árboles pequeños que brindan soporte y sombra. Y deben ser cultivados cerca del ecuador.

La vainilla Bourbon, que vende McCormick, es, con mucho, la variedad más popular del mundo. Aunque históricamente se ha cultivado en México, en su mayoría se produjo en Madagascar durante el siglo pasado porque muchos agricultores en otros lugares consideraron que era un cultivo delicado, que demoraba tanto tiempo que no valía la incertidumbre ni las fluctuaciones de precios.

El director gerente de la división de compras globales de McCormick dijo que aún no sabe cuánto tendría que producir Indonesia para calmar los precios del mercado. Tam Hun Man Tombo, un exportador de vainilla en Madagascar, es escéptico a que los agricultores de otros lugares estén a la altura de la tarea.

“He estado en el negocio de la vainilla por más de 30 años, y cada vez que escucho el mismo estribillo: los compradores buscan otros orígenes, los compradores trabajarán con agricultores en otros países”, dijo Man Tombo. “Es una amenaza a la que estamos acostumbrados. Pero a eso no le tememos demasiado. Indonesia no puede producir vainilla tan buena como Madagascar ”.

Para impulsar la producción rápidamente, McCormick está ampliando los programas de capacitación en las comunidades agrícolas de Papúa. Para producir granos de la calidad de Madagascar, a la que los consumidores están acostumbrados, la empresa ha estado cambiando algunas prácticas relacionadas con la gestión del suelo y el agua.

McCormick está en conversaciones con CARE, una organización no gubernamental que ayudó a restablecer el mercado en Madagascar después de que el ciclón de 2017 destruyera alrededor del 30% de los cultivos de vainilla de la isla.

La agencia ha fundado cooperativas en Indonesia y en Madagascar que brindan capacitación a productores, a menudo mujeres, sobre producción y manejo de cultivos, así como aspectos de educación financiera. CARE también ha sugerido otras alternativas geográficas, como Uganda y Tanzania, contó la subdirectora de agricultura y sistemas de mercado de CARE, Elly Kaganzi.

Sin embargo, Pinto dijo  que los esfuerzos de Ben & Jerry en Uganda fracasaron porque los compradores del este, principalmente de China, se abalanzaron y “se presentaron al pueblo con un montón de dinero en efectivo” antes de la fecha de cosecha autorizada por el gobierno.

“No hemos podido obtener ninguna vainilla de Uganda”, dijo Pinto.

Ben & Jerry’s dice que no ha subido los precios debido a los costos de la vainilla, pues optó por absorberlos y seguir siendo competitivos. Pero los precios minoristas de los productos que contienen vainilla de otras compañías, desde edulcorantes de café hasta yogur y el extracto de vainilla, continúan subiendo.

A partir del 30 de mayo, una botella de 2 onzas líquidas de extracto de vainilla de McCormick en  la tienda en línea de Walmart para Estados Unidos cuesta 8.12 dólares, en comparación con 5.94 dólares en mayo de 2015, según la consultora minorista GlobalData.

“La vainilla siempre ha sido un producto básico de la vitrina, un producto común”, dijo Neil Saunders, quien encabeza la firma. “Los consumidores podrían sorprenderse por el alto costo, pero ¿qué pueden hacer si todos, desde Amazon hasta Walmart, están subiendo los precios?”.