17 de septiembre 2021 | 5:00 am

Las oportunidades que ha tenido el gobierno mexicano para negociar con Talos Energy sobre la operación de campo Zama y evitar un litigio internacional están por agotarse.

El pasado 6 de septiembre Talos Energy presentó un “Aviso de disputa” al gobierno de México, luego de que el 5 de julio previo, la Secretaría de Energía designó a Petróleos Mexicanos (Pemex) como el operador de Zama.

Dicho campo es el descubrimiento de petróleo más grande del país en los últimos 70 años por parte de empresas privadas.

Lee también: Talos Energy presenta aviso de disputa al gobierno mexicano por Zama

La firma estadounidense sostuvo en un comunicado que desde que se le adjudicó el Bloque 7 como el primer operador privado en México- tras la reforma energética- perforó un pozo exploratorio que condujo al descubrimiento del campo Zama, por lo tanto busca encargarse de él.

Acuerdos internacionales una vía para la solución

Para lograrlo,  podría iniciar un arbitraje con base en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el Acuerdo entre México y la Unión Económica Belgo-Luxemburguesa sobre la promoción y protección recíproca de inversiones, según especialistas del sector energético.

Julia González Romero, asociada senior del despacho de abogados González Calvillo, sostuvo que si bien no ha iniciado un arbitraje comercial, la notificación de disputa representa una fase de negociación.

La notificación de disputa quiere decir que se abre una etapa en la que las partes van a negociar; es el primer paso para llegar a un arbitraje, pero no necesariamente se tiene que dar

comentó.

Explicó que esta nueva fase de negociación es diferente a la que se buscó en los lineamientos que regulan la unificación del yacimiento.

Lee también: Sener insta a Pemex y a Talos a unificar yacimiento de Zama 

Esto es distinto, y se da en el marco de dos tratados de protección de inversiones. Es la última oportunidad de negociar en el aviso de que si no se negocia, sí planean iniciar arbitrajes

mencionó González.

Sostuvo que lo que se está imputando es la decisión de la Secretaría de Energía (Sener) de darle la operación del bloque a Pemex y no a Talos.

“Pemex no actúa como autoridad de este contrato, sino como parte”, aclaró.

Un arbitraje implica que México pierda y paguen los contribuyentes

Carlos Ramírez, consultor de riesgo económico y político de Integralia, manifestó que es probable que el gobierno mexicano no cambie su decisión de conceder a Pemex la operación de Zama.

Mucho me temo que nos vamos a ir a un litigio internacional de pronóstico reservado, pero donde muy probablemente México va a perder, pero ya no va a estar López Obrador, lo habremos de pagar todos los mexicanos

advirtió el analista del sector energético.

El panorama no es bueno, es poco probable que se ‘echen para atrás’, pues ya está tomada esa decisión. Tuvieron mucho tiempo para pensarlo y sabían perfectamente que Talos podría responder de la forma como respondió, dijo.

Al respecto, Julia González detalló que los árbitros que lleven el asunto a nivel internacional serían los encargados de decidir el monto que eventualmente tendría que pagar el gobierno mexicano si pierde el juicio.

Los tratados comerciales favorecerían a Talos

Severo López Mestre Arana, abogado especializado en energía, destacó que cuando se lee sistemáticamente el T-MEC, el sector energético cuenta con todos los mecanismos de protección de inversión y que Talos ha destinado capital al desarrollo de Zama.

Además- planteó el especialista- para el Estado mexicano sería más benéfico que el operador del campo sea la empresa que cuenta con más experiencia en campos con las características de Zama.

“El tema con Zama es que aunque técnicamente son aguas someras, en realidad la profundidad del campo se vuelve muy retador. A esas profundidades Pemex no tiene tanta experiencia”, aseguró por separado Sergio Pimentel, ex comisionado de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).