9 de julio 2020 | 1:04 pm

Los accionistas del grupo alemán Siemens aprobaron este jueves la escisión de la división Energía, actividad histórica del conglomerado.

Joe Kaeser, CEO de Siemens, pretende que la firma “abandone el carbón”.

En su discurso ante los accionistas, Kaeser anunció el despliegue de un futuro “plan de abandono del carbón” para la subsidiaria, en la que tiene intención de mantener una minoría (de capital) de bloqueo.

Le pedí al Consejo ejecutivo de Siemens Energy que me brinde rápidamente un plan de abandono del carbón. Ahora quedó despejado el camino para una empresa independiente, consagrada únicamente a la energía,

indicó el ejecutivo.

En febrero, el conglomerado alemán fue blanco de movilizaciones de grupos ecologistas a causa de su participación en la controvertida construcción en Australia de una mina de carbón a cielo abierto.

Esta cesión parcial, anunciada en 2019, tuvo el efecto de un rayo, al ser el sector de la energía la actividad histórica del grupo.

La decisión se integra a la estrategia del grupo de dar la espalda a la industria pesada, en la que el conglomerado de Múnich tiene sus raíces, y apostar por la ola digital en la industria manufacturera.

El grupo prevé vender 55% de sus acciones de su filial Siemens Energy, que distribuirá entre sus accionistas.

Siemens permanecerá durante un tiempo como accionista principal, para después realizar “nuevas reducciones significativas” en su participación, en un periodo previsto de entre 12 y 18 meses.

Las acciones de la firma alemana cerraron con un ligero descenso 0.30%, a 105.78 euros y en lo que va del año acumulan pérdida de 9.2%, de acuerdo con Investing.

Con información de AFP