fbpx
Santander

12 de abril 2019 | 8:42 am

Santander anunció este viernes una oferta para comprar el 25% del capital de su filial en México y así hacerse en su totalidad de la institución que opera en el país.

“(Santander informó) su intención de formular una oferta de adquisición de todas las acciones de Santander México que no son titularidad del Grupo Santander, representativas de aproximadamente el 25% del capital social de Santander México”, señaló en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

A las 9:15 am (hora de la ciudad de México) el precio de las acciones de Santander repuntó hasta 13% para venderse en 32.10 pesos cada título.

“Acabamos de anunciar la intención de recomprar la participación de los accionistas minoritarios en Santander, uno de los bancos líderes del país. Abrimos nuestra primera oficina comercial en México en 1954. Hoy reforzamos nuestro compromiso con este gran país”, tuiteó la presidenta del Consejo de Administración de Banco Santander.

 

 

En caso de que todos los accionistas acepten la oferta, que es voluntaria y no sujeta a un nivel mínimo de aceptación, equivaldría a casi 2,600 millones de euros (2,943 millones de dólares), según la prensa española.

Los accionistas que acepten recibirán una proporción de 0.337 acciones nuevas de Banco Santander por cada una de Santander México que entreguen.

El banco español prevé lanzar la oferta en el segundo semestre de 2019 tras recibir autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México.

“La operación es consistente con la estrategia de Grupo Santander de incrementar su peso en mercados en crecimiento y refleja la confianza de Banco Santander en México y en su filial mexicana así como en su potencial de crecimiento a largo plazo”, indicó el grupo.

Santander no planea “solicitar la exclusión de cotización de Santander México de la Bolsa Mexicana de Valores”, apuntó.

La institución financiera había colocado el 25% del capital de su filial en México en la Bolsa Mexicana de Valores en 2012, en plena crisis económica, en una maniobra para sanear el balance del grupo presidido por Ana Botín.

En enero pasado, el banco anunció un aumento en su utilidad neta de 18% durante 2018, hasta los 7,810 millones de euros (8,840 millones de dólares) debido a los buenos resultados en España y pese al impacto negativo de los tipos de cambio en Brasil y México.

En México, el beneficio atribuido aumentó el año pasado 7% hasta los 760 millones de euros (860 millones de dólares) ayudado por el lanzamiento de nuevas líneas de negocio como el financiamiento de automóviles.

Con información de AFP