7 de agosto 2020 | 5:00 am

La resolución sobre el ‘Efecto Club’ de Telcel, la supervisión de los efectos de la separación funcional, así como de los proyectos especiales, son las principales preocupaciones de la industria de telecomunicaciones en México a la espera de la segunda revisión bienal de preponderancia.

La Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI), quien participó en la consulta pública sobre la efectividad de las medidas asimétricas, considera aún que son insuficientes, además de que necesitan ser reforzadas.

Una de las principales preocupaciones de la industria es el ‘Efecto Club’ de Telcel, un asunto que actualmente está en la Corte a la espera de resolución, el cual consiste en la consideración de tarifas del operador de telefonía móvil.

De hecho, la empresa controlada por la familia Slim estimó antes de la pandemia que el asunto del Efecto Club se resolvería en el tercer trimestre del año.

A la industria le preocupa que este asunto no esté incluido en las medidas asimétricas, que en su opinión debería integrarse pues, de lo contrario, se corre el riesgo de que la industria y los consumidores vivan en absoluta incertidumbre a la espera de una tercera revisión.

Esto, porque daría como origen un escenario de ‘terrible concentración’ en el mercado móvil y además se volvería a un mercado que estaba altamente concentrado antes de la reforma del sector, dijo en entrevista con EL CEO Carlos Hirsch, vocero del equipo de trabajo de preponderancia de CANIETI.

Esto, debido a que considera que la industria “está muy lejos de la competencia efectiva o equitativa”, añadió Hirsch.

En ese sentido, el miembro de la industria señaló que en la medida en la que no haya competencia va a ser más difícil invertir, una acción que la pandemia ha tornado más compleja.

La Cámara considera que para que la industria salga de la crisis del COVID-19 así como de la falta de competencia, con la finalidad de una rápida recuperación es que son necesarias más inversiones.

La industria tiene una segunda petición al regulador en la revisión: indicadores públicos, transparentes y mensuales de la relación que hay entre la nueva empresa y los competidores.

Como tercer elemento de preocupación CANIETI puso sobre la mesa los proyectos especiales pues Telmex tiene la obligación de arrendar enlaces a los competidores y, en donde hay infraestructura, la empresa no puede cobrar, pero donde no hay, sí.

Sin embargo, CANIETI acusa que el problema es que América Móvil quiere cobrar cuando no se sabe si en la zona se debe o no instalar infraestructura.

El Plan Anual de Trabajo (PAT) del Instituto Federal de Telecomunicaciones de 2020 previó que las conclusiones de la segunda revisión se realizaran en dos partes: en el primer trimestre la de América Móvil, el agente preponderante de telecomunicaciones, y en el segundo la de Televisa, el preponderante en radiodifusión.

Sin embargo, aunque la pandemia cambió los planes del regulador y los plazos de cumplimiento, los participantes de la industria consideran que es urgente concluir esta revisión pues, en su opinión, no se han generado cambios en el sector a pesar de las medidas se impusieron desde 2017.