22 de mayo 2020 | 2:02 pm

El pesimismo en la industria automovilística europea se intensificó este viernes después de las declaraciones del ministro de Finanzas francés Bruno Le Maire en las que advertía que Renault podría llegar a desaparecer si no recibía ayuda pronto y luego de que un medio japonés publicó que Nissan podría recortar su plantilla en más de 20,000 empleados, la mayoría en Europa.

En este periodo de crisis, Renault y Nissan, que han estado en una alianza automovilística durante las últimas dos décadas, se preparan para anunciar una actualización de su estrategia el próximo miércoles.

El ministro de Finanzas francés Bruno Le Maire, analiza la posibilidad de un préstamo de 5,000 millones de euros (5,500 millones de dólares) a Renault para ayudarla a superar la crisis, pero advirtió que el futuro de la empresa estaba en juego.

Sí, Renault podría desaparecer,

dijo Bruno Le Maire a Radio Europa 1.

Le Maire dijo que la planta francesa de Renault en Flins no debe cerrar y que la empresa debe ser capaz de mantener tantos puestos de trabajo como sea posible en Francia, pero también reconoció que necesita adaptarse y ser competitiva.

Renault se negó a comentar las palabras de Le Maire.

Nissan podría recortar a 20,000 empleados

Por otra parte, la agencia de noticias nipona Kyodo dijo que Nissan podría eliminar 20,000 puestos de trabajo, principalmente en Europa y en países de economías emergentes.

Dos personas con conocimiento del asunto dijeron a Reuters que el número de recortes no se había concretado.

Al respecto, Nissan se negó a hacer comentarios.

El fabricante de automóviles japonés dijo en julio del año pasado que recortaría 12,500 empleos, que representaban casi 10% de su plantilla de 140,000 personas. Si eleva esa cifra a 20.000, igualaría a grandes rasgos el número de puestos de trabajo que eliminó durante la crisis financiera mundial de 2009.

A inicios de mayo, fuentes familiarizadas con el proceso dijeron a la agencia de noticias que la dirección de Nissan se había convencido de que necesitaba ser mucho más pequeña y que probablemente recortaría un millón de coches de su objetivo de ventas anuales, al tiempo que veía un mayor papel para Estados Unidos y China en las ventas de vehículos.

Fuentes consultadas también han dicho que planean reducir su negocio europeo para centrarse en los vehículos deportivos y comerciales, incluyendo posiblemente el cierre de una planta en Barcelona, España, que da trabajo a alrededor de 3,000 personas.