fbpx

19 de julio 2019 | 9:15 am

Con el objetivo de dar certeza, fomentar la inversión privada y generar empleo formal a nivel regional entre operadores de cable u operadores inalámbricos de internet en zonas poco atendidas, Telecomunicaciones de México (Telecomm) diseñó un proyecto que busca ‘conectar’ con los principales proyectos de infraestructura del gobierno de López Obrador.

El Corredor Transísmico, el Tren Maya, la remodelación de las seis refinerías, la Refinería Dos Bocas y hasta Internet para Todos están contemplados en este proyecto, que se prevé sea presentado al primer mandatario la próxima semana, reveló a EL CEO una fuente cercana al proceso.

Esta propuesta tiene la intención de explicar al presidente la relevancia, alineación con los principales proyectos del sexenio, los beneficios y a los interesados que hay en él, lo que significaría un primer acercamiento de este organismo público descentralizado con la actual administración pues, de acuerdo con las fuentes, Telecomm no ha sido requerido para presentar su propuesta o formar parte de las nuevas iniciativas.

Entre los objetivos de esta red también está ser una opción de redundancia, es decir, ser un respaldo para los operadores ya existentes dada la cada vez mayor dependencia al internet, una demanda de servicio que además crece de manera acelerada.

En la conferencia mañanera de este viernes, López Obrador anunció que está lista la creación de una empresa pública, para conectar a internet a los pueblos más apartados del país, la cual será filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). 

La nueva empresa fue bautizada como CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos.

Este anuncio no inhibe el plan de Telecomm, pues la filial asignada debe de construir los cientos de redes de acceso que se necesitan para conectar

de acuerdo con una fuente que solicitó el anonimato.

En ese sentido, recordó que la Red Troncal está para atender a operadores, por lo que si la CFE lo decide, Telecomm podría transportarle datos para que se concentren en la construcción de las redes de acceso.

Cabe recordar que el proyecto de Telecomm busca desarrollar un mercado mayorista de servicios de telefonía, internet y video con 25 mil kilómetros de fibra óptica de la CFE.

Aunque la licitación de este proyecto, gestado en la administración de Enrique Peña Nieto, estaba contemplada originalmente para octubre de 2018, el concurso se aplazó a febrero de este año, luego hasta abril y, finalmente, será el próximo 22 de agosto cuando se den a conocer las propuestas de los interesados.

Los cambios de fecha en la subasta de Telecomm, al menos en esta administración, se debieron principalmente a la sorpresiva propuesta de López Obrador de hacer un nuevo plan de la mano de la CFE para ofrecer conectividad universal en el país, bajo otras condiciones y obligaciones.

Sin embargo, la iniciativa de AMLO de licitar 50 mil kilómetros de fibra óptica de la CFE para que una empresa privada conecte las zonas remotas del país, y además esté obligado a ofrecer internet gratis en sitios públicos como contraprestación, generó en la industria cierta incertidumbre que sigue latente.

El proyecto de la Red Troncal de Telecomm registró a nueve interesados que compraron las bases del concurso, de los cuales seis empresas (cinco nacionales y una extranjera) entregaron documentación al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para solicitar su aprobación en competencia económica, un plan que contempla una inversión privada de 4 mil millones de pesos.

La inversión privada de 4 mil millones, donde el gobierno no pone dinero, da una señal positiva a los mercados porque, de alguna manera, si ya se eliminaron proyectos como el del aeropuerto, en algún momento todo ese mal que se ha hecho se debe empezar a limpiar

comentó la fuente.

Asimismo, la fuente aseguró también que la Asociación Público-Privada (APP) de este proyecto de Red Troncal no va a requerir ningún recurso presupuestal durante toda la vigencia del contrato, además de que la propiedad de la fibra seguirá siendo del Estado porque la concesión de Telecomm “va a funcionar como el paraguas bajo el que va a operar la empresa ganadora”.

El esquema

El ganador del proyecto estará obligado por contrato a un esquema de garantías y penalizaciones, lo cual ya está establecido en la licitación. Asimismo, la administración se ejecutará bajo un fideicomiso irrevocable de inversión, administración y fuente de pago.

Lo anterior, con la finalidad de que el desarrollador, en caso de pedir dinero al banco, no pueda tener acceso de manera directa dado que la figura del fideicomiso tiene como objetivo ser un filtro que evite que la inversión tenga un mal uso, además de que con ello se evitan riesgos financieros de todo tipo.

La obligación es hacer el despliegue en tres años, con una contraprestación para el Estado de una cobertura de al menos 80% de la población, además de que la fibra óptica nueva será propiedad de CFE, así como los pagos anuales.

Así, si se logran iluminar los dos pares de 25 mil kilómetros de fibra óptica, podrían llegar a generarse más de 100 millones de pesos al año, a lo que se suma la compartición de ingresos anuales de Telecomm, que es el 1% de los ingresos brutos, que equivaldría al 6% de las utilidades netas.

El desarrollador retribuiría al Estado. No es gratis, no se va a regalar un activo, como se piensa en la administración. Lo que se busca es poner ese activo a disposición y que la empresa ganadora cumpla con esas obligaciones

comentó otra de las fuentes.

Los interesados

Una de las empresas interesadas en el proyecto de la Red Troncal es Plan A, cuyo socio fundador es José Luis Peralta, excomisionado de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y quien confirmó a EL CEO que mantiene su interés en el concurso de Telecomm.

Las otras empresas que buscaron la aprobación del IFT en competencia económica son, además de Plan A, GEOS Telecom, C3NTRO TELECOM, Totalplay, Trastelco y la española Ufinet.

Para Telecomm, de acuerdo con una de las fuentes, aunque será una de estas empresas la que desarrolle el proyecto de Red Troncal, debe de haber un complemento que permita conectar con otras tecnologías aparte de la fibra, las zonas más desconectadas del país como son Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán.

Esto significaría que, según las fuentes, la estrategia debe estar más enfocada en conectar en esas zonas no conectadas y no echar adelante una empresa nacional estatal para conectar a todo el país pues, además de representar un gasto innecesario para el gobierno, no tendría sentido hacerla cuando hay otras alternativas.

Red Troncal y Red de CFE son los dos proyectos sensatos. Sin embargo, si se cancela el proyecto de Telecomm el problema a nivel riesgo será mucho mayor. Ya la CFE hizo una Red Troncal y fue un fracaso

agregó. 

El plan de Telecomm tiene establecidos diferentes nodos (puntos de conexión estratégicos en cada uno de los sitios en donde se ubican los proyectos emblemáticos a fin de facilitar el desarrollo de la empresa ganadora del concurso.